Lima, Andina. La agencia calificadora de riesgo Fitch Ratings consideró este jueves que la inclusión social en el Perú favorecerá una mejora del capital humano y un mayor consenso sobre las políticas macroeconómicas que se implementan.

El director principal de Calificación Soberana para América Latina de la agencia calificadora de riesgo crediticio, Fitch Ratings, Erich Arispe, señaló que siempre son importantes los gastos del sector público orientados al área social.

“El gasto social, a la larga, no sólo va a mejorar el capital humano del país, sino que también podría incrementar el consenso sobre las políticas macroeconómicas que se implementan”, refirió.

Mencionó que, sin duda, la inclusión social será favorable en el país, pues mientras más peruanos se beneficien del ciclo positivo de la economía, las políticas responsables y coherentes tendrán mayor apoyo político.

En ese contexto, Arispe previó que el Perú podrá sostener un crecimiento económico de seis por ciento hasta el 2013.

“Coincidimos con el ministerio de Economía y Finanzas (MEF), según la última proyección realizada en el Marco Macroeconómico Multianual (MMM), de que el Perú mantendrá una tendencia de crecimiento de largo plazo de 6%”, anotó.

Sin embargo, opinó que se deberá monitorear qué tan rápido se recupera la confianza de los inversionistas y el desenvolvimiento de las perspectivas de la economía global.

El director principal de Calificación Soberana para América Latina de Fitch Ratings, anotó que las políticas sociales que implican mayor gasto social deberían implementarse en base a dos criterios.

“El primer criterio es mantener la responsabilidad fiscal y el segundo mejorar la eficiencia del gasto público, pues en muchos aspectos se puede decir que el problema en el Perú no ha sido la falta de recursos para atender las necesidades sociales, sino la ejecución de los recursos en el marco de los programas sociales”, dijo.

Arispe sostuvo, finalmente, que sería positivo mejorar la calidad del gasto y generar ahorro, en la medida de lo posible, pues de esta manera, no tendría porque haber problemas inflacionarios a futuro.