San José. La calificadora de riesgo internacional Fitch Ratings mantuvo este martes su calificación "BB" para los bonos costarricenses en moneda extranjera y moneda local a largo plazo, pero pasó su perspectiva de estable a negativa, según informó el Ministerio de Hacienda de Costa Rica.

Según las autoridades, la agencia resaltó las fortalezas de la economía costarricense, con niveles comparativamente altos de PIB per cápita, desarrollo social y gobernanza; pero también apuntó el problema que representa el déficit fiscal y la creciente deuda pública.

La rigidez presupuestaria y la baja carga fiscal, en comparación con la mediana de los países con calificación de riesgo similar; fueron razones que contribuyeron con su decisión de realizar un cambio en la perspectiva de la calificación, la cual pasó de "estable" a "negativa".

"Para la calificadora, los elementos principales que provocan el cambio en la perspectiva son: la evidencia de restricciones de liquidez; la falta de consolidación de las finanzas públicas que conduce a un deterioro en la dinámica de la deuda; y el deterioro de la estabilidad macrofinanciera", explicó el Ministerio de Hacienda en un comunicado.

La agencia resaltó la necesidad de un consenso en Costa Rica para que su Asamblea Legislativa y su engorroso proceso de aprobación de leyes puedan cambiar y facilitar las reformas fiscales.

La agencia calificadora resaltó la necesidad de un consenso en Costa Rica para que su Asamblea Legislativa y su engorroso proceso de aprobación de leyes puedan cambiar y facilitar las reformas fiscales que el país necesita para estabilizar la deuda.

El primer vicepresidente y ministro de Hacienda, Helio Fallas, opinó que este cambio de perspectiva en la calificación, demuestra que si bien con resultados muy positivos, las acciones administrativas que ha realizado o pueda realizar el Gobierno en materia de contención del gasto y mejora de los ingresos son insuficientes, lo que hace necesaria y urgente la aprobación de los proyectos de ley para el fortalecimiento de las finanzas públicas.

Fallas señaló la necesidad de implementar el impuesto al valor agregado y contar con una nueva regla fiscal, así como la implementación de un ordenamiento al empleo público.