La priorización del gasto en los sectores salud y educación en el proyecto de Presupuesto General de la República 2012, contribuirá con elevar la calidad de vida de los peruanos, afirmó este lunes la agencia calificadora Fitch Ratings.

"Darle una mayor importancia a los temas sociales y, sobre todo, a la salud y educación, ayudarán a mantener las principales fortalezas del sistema", dijo Erich Arispe, director principal de calificación soberana para América Latina de Fitch Ratings.

Al respecto, refirió que las mejoras en el ingreso per cápita en el país no llegaron a niveles comparables con la de las naciones que tienen una calificación de BBB.

Asimismo, los indicadores de desarrollo humano están por debajo de los que registran los países con similar calificación, añadió.

Recalcó que una mayor asignación no sólo de recursos fiscales sino también asegurar la eficiencia de los programas que se implementarán podrían contribuir, en el mediano plazo, a mejorar los indicadores socioeconómicos del país.

"El gobierno hizo conocer sus prioridades, pero todavía falta conocer en qué medida pueden ser implementados los programas sociales sin alterar el equilibrio fiscal, que es una de las principales fortalezas del perfil crediticio del Perú", comentó Arispe en declaraciones al diario oficial El Peruano.

Aseveró que en la medida en que el gobierno implemente estrategias eficientes y bien articuladas para reducir los niveles de desigualdad en el interior del país generará un mayor consenso sobre las políticas macroeconómicas que el Perú viene implementando en los últimos años.

"Ya vimos en el pasado gobiernos que destinaron mayores recursos para mejorar los indicadores sociales, pero no se avanzó mucho en este tema, sobre todo en las regiones", enfatizó.