Nueva York. Chile debería ser capaz de resistir las implicaciones económicas y fiscales del destructivo terremoto de febrero en su nivel actual de calificación crediticia, de acuerdo a Fitch Ratings.

Fitch ratificó este lunes la calificación de deuda soberana en moneda extranjera de largo plazo en "A" para Chile, el 18 de mayo de 2010, basado en el prudente marco de política macroeconómica del país, con instituciones más sólidas, considerables activos de estabilización fiscal, y ratios de deuda pública y externa muy bajos en comparación con la mediana de una categoría "A".

"La integridad de las instituciones de Chile está bien establecida y respalda su solvencia al enfrentar el reciente desastre", dijo el director Casey Reckman.

"Esto facilitará los esfuerzos del gobierno para implementar su programa de reconstrucción de cuatro años", agregó.

Fitch ve la mezcla de financiamiento para la reconstrucción como balanceada y que evidencia la flexibilidad financiera del país. Sólo una modesta dependencia de los activos del fondo de estabilización y del endeudamiento externo debieran limitar las presiones sobre el peso chileno, así como la preservación de estos activos para enfrentar potenciales impactos sobre los ingresos en el futuro.

"Las finanzas públicas de Chile ofrecen amplio espacio para albergar las necesidades de reconstrucción debido a su política fiscal basada en normas y una carga de deuda pública muy baja en relación a sus pares calificados de manera similar", agregó Reckman.