Fitch Ratings rebajó este jueves la calificación crediticia de Costa Rica a "BB", como reflejo de un deterioro en las dinámicas de deuda del país debido a importantes déficits fiscales.

La agencia proyectó que la economía del país se expandirá por sobre el 4% este año y en 2018. Además, dijo que la caída en los precios del petróleo y el auge de los ingresos por exportaciones y el turismo han apuntalado una mejoría en las finanzas externas.

Fitch revisó el panorama de la nota a estable, lo que refleja el crecimiento resiliente de Costa Rica y la flexibilidad de financiamiento en el cautivo mercado local, que ha sido capaz de adaptarse a los grandes déficits fiscales.