Sao Paulo. El flujo cambiario de Brasil fue positivo en julio con un saldo neto de US$942 millones, gracias a la fuerte entrada de fondos en los dos últimos días del mes.

Según los datos del banco central, sólo el 30 y el 31 de julio, el superávit fue de 2.402 millones de reales.

En agosto hasta el día 3, en tanto, el balance volvió a ser negativo en US$174 millones.

El saldo de julio se explica principalmente por la cuenta financiera, que registró una entrada neta de US$1.341 millones. La cuenta comercial, a su vez, fue negativa en US$400 millones.

Los bancos mantenían una posición cambiaria comprada de US$2.679 millones al final de julio. Hasta el día 20 del mes pasado, la posición comprada era de 134 millones de dólares.