Sao Paulo. Brasil cerró enero con una salida neta de divisas de US$2.386 millones, informó este miércoles el Banco Central, a pesar de que la semana pasada tuvo un saldo positivo de US$723 millones.

En enero, la cuenta comercial fue negativa en US$4.755 millones, mientras que la cuenta financiera tuvo un superávit de US$2.370 millones.

El Banco Central informó también que en enero los bancos tuvieron una posición cambiaria corta de US$8.577 millones.