Washington. El sistema financiero brasileño está "fuerte", aunque el rápido crecimiento del crédito de consumo es un riesgo que necesita ser cuidadosamente vigilado, dijo este martes el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Hay algunos indicios de peligro financiero en áreas del segmento de hogares", dijo el FMI en su evaluación a la salud del sector financiero de Brasil. Es la primera vez que ese país accede a que se divulgue el reporte.

El FMI agregó que había señales del surgimiento de tensiones en algunos sectores ante el uso que hacen los brasileños de tarjetas de crédito y de sobregiros bancarios para financiar su consumo.

El FMI indicó también que los precios de viviendas en Sao Paulo y Río de Janeiro muestran incrementos y algunos datos sugieren que los valores han estado aumentando en casi un 30% al año.

El organismo dijo, no obstante, que la preocupación se alivia ante la firme supervisión bancaria del gobierno y la significativa liquidez y capital en los bancos.

El FMI dijo que lidiar con el volátil ingreso de flujos de capital es un "desafío crónico" para Brasil.

Además instó a las autoridades a alejarse del esquema de tasas de interés altas y plazos cortos en los contratos financieros, porque pese a que ayuda a los bancos obstaculizaba el desarrollo de finanzas de plazos más largos.

Tal desarrollo tomará tiempo y requerirá esfuerzos sostenidos de parte de todo el frente político, agregó el FMI.