Toronto. El director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, dijo que los objetivos de reducción del déficit son menos importantes que las medidas reales que está adoptando el G-20.

El objetivo de déficit para 2013 es "simplificar demasiado el problema", dijo al término de la cumbre de los 20 países más industrializados del mundo. "Estoy más interesado en las medidas que en el hecho de que generen resultados en 2012, 2013 o 2014", señaló.

Strauss-Kahn cree que no hay una única solución para el crecimiento económico de los países del G-20, y consideró que es importante que no todos los países contengan el estímulo fiscal y eliminen sus déficit al mismo tiempo.

"Si todos los países endurecieran sus medidas, destruirían la economía", advirtió Strauss-Kahn.

"Si todos los países endurecieran sus medidas, destruirían la economía", señaló.

Strauss-Kahn dijo que si todos trabajan juntos, la economía mundial crecerá 2,5% en cinco años, lo que equivale a 30 millones de empleos en todo el mundo que sacarán a 40 millones de personas de la pobreza.

El director del FMI también espera reformar el sistema de cuotas del organismo -que determina los derechos de voto de los países- para la próxima cumbre del G-20, que se celebra en noviembre en Corea del Sur.

El G-20 está comprometido a trasladar al menos un 5% de los derechos de voto a países miembros infra-representados, principalmente países en desarrollo y emergentes que actualmente controlan 43% de los derechos de voto. El grupo cree que la distribución de las cuotas debería ser relativa al peso de sus miembros en la economía.