Lima. Los países latinoamericanos registran un bajo nivel de inclusión financiera en comparación con otras regiones del mundo, solamente por encima de Africa, indicó la economista del Departamento Hemisférico Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI) Joyce Cheng Wong.

"Estos países tienen un largo camino por recorrer para alcanzar los niveles que ostentan los países del hemisferio occidental y Asia", dijo la experta en una entrevista con Xinhua en el marco de la conferencia "Inclusión Financiera: Experiencia Internacional y Estrategia" en Perú.

De acuerdo a la economista, en las últimas décadas la región ha hecho algunos avances significativos que se reflejan en países con economías sólidas como Brasil, Argentina y Chile, en Sudamérica, y Costa Rica en Centroamérica.

"Latinoamérica ha hecho bastante en este aspecto, hay reformas que han aplicado de experiencias en otras regiones para cada caso, como los modelos de corresponsales aplicados en Brasil y otros países", expresó.

Cheng recordó la particularidad de algunos países como Perú que cuenta con una importante presencia de economía informal, que representa alrededor del 74% de la mano de obra productiva de este país empleada en empresas autogestionarias de propiedad familiar.

La investigadora del FMI, además, precisó la necesidad de renovar gradualmente las regulaciones de las entidades financieras, como una fase necesaria para adecuarse a las realidades cambiantes que existen en un mundo globalizado.

"El modelo de corresponales se compagina con algunas actividades que se desarrollan en la economía informal, como es el caso de las pequeñas y medianas empresas, que existen en Latinoamérica", detalló.

Cheng consideró que este tipo de políticas y reformas llevadas a cabo sí permiten ahondar en el objetivo de alcanzar una mayor inclusión financiera, pero estas deben ser adecuadas a la realidad de cada país y no se pueden aplicar modelos foráneos.

"Hay que pensar en políticas económicas financieras propias y no creer que los modelos que tienen éxito en Asia o en Africa también puede tener éxito en Latinoamérica, eso no funciona así", puntualizó.

La investigadora explicó que a diferencia de otras regiones, los países latinoamericanos dependen de la economía informal y este rostro se refleja en el aparato productivo donde alrededor del 47,7% de los trabajadores tiene un empleo informal.

De acuerdo a la Organización Internacional de Trabajo (OIT) de los 275 millones de personas que representan la fuerza laboral de esta región, solamente 145 millones cuentan con un trabajo formal.

"Una de las particularidades propias de Latinoamérica es la informalidad, fenómeno que no existe masivamente en otras regiones y por lo tanto las políticas gubernamentales se deben apoyar en esta realidad", indicó.

Cheng también destacó el caso de Costa Rica, como uno de los países que ha logrado avances en la política de inclusión financiera gracias a que cuenta con instituciones públicas y financieras sólidas y bien constituidas.

"En este caso, este país ha desarrollado un plan estratégico que ha permitido una mejora en el sistema financiero, pero para lograr este éxito previamente hubo mejoras en las instituciones gubernamentales", sostuvo.

Asimismo resaltó la importancia de crear las condiciones necesarias para que los consumidores del mercado financiero tengan confianza en el sistema, como un paso obligatorio para ganar más clientes.

"Si una persona cree en el sistema financiero y confía en su rentabilidad, entonces esta persona tiene confianza en depositar su dinero porque sabe que le brindará seguridad", expresó.

La investigadora del FMI, además, precisó la necesidad de renovar gradualmente las regulaciones de las entidades financieras, como una fase necesaria para adecuarse a las realidades cambiantes que existen en un mundo globalizado.

"En el caso de Estados Unidos, que recientemente registró una severa crisis financiera, siempre adopta reformas y cambios a las regulaciones financieras lo que le ha permite superar con éxito cualquier impase", subrayó.

Otro de los casos que mencionó fue la experiencia en El Salvador, país donde esta economista ha trabajo estudiando la dinámica del sistema financiero, concluyendo que en los últimos años se ha modernizado adecuándose a los nuevos tiempos.

"El Salvador viene trabajando en la inclusión financiera y protección al consumidor, para reemplazar el anterior sistema que era demasiado excluyente, lo que ahora ha permitido cambiar el rostro del sistema financiero de ese país para bien", puntualizó.

Pese a las limitaciones en el sistema financiero, la región latinoamericana ha dado algunos pasos adelante en materia de inclusión financiera, con medidas que permiten poner al alcance de la población los servicios del sistema financiero y crediticio.