Bogotá. El sólido marco político de Colombia ha ayudado a proteger a su economía del bajón global, fijando el escenario para un pronóstico "en términos generales positivo" en 2010, dijo el miércoles el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Apoyada por un saludable sistema bancario, Colombia está bien emplazada "para confrontar los desafíos que presenta el aún incierto panorama global", dijo el FMI en su reseña anual de la economía del país.

Las políticas monetarias y fiscales deberían seguir prestando apoyo hasta que haya claras señales de una recuperación sostenida en la actividad económica, señaló el Fondo.

"Una estrecha vigilancia con vista al futuro de los indicadores de actividad e inflación será esencial para coordinar el grado y el momento en que comience a retirarse el apoyo", enfatizó el FMI.

La economía del país andino se desaceleró a comienzos de 2008 luego de que se ajustaron las políticas para enfrentar el sobrecalentamiento durante un período de auge de 2004 a 2007, cuando las políticas de seguridad del presidente Álvaro Uribe atrajeron la inversión internacional.

La crisis global llevó a un colapso en la inversión privada en el último trimestre de 2008.

"La política monetaria respondió rápidamente, con una reducción de 650 puntos base en la política de tasas a 3,5%", dijo el FMI. "La política fiscal también contribuyó a apoyar la demanda", agregó.

La demanda doméstica comenzó a recuperarse en la segunda mitad de 2009, impulsada por la inversión pública y el consumo, dijo el FMI. "El sistema financiero no experimentó tensiones mayores por la crisis global", agregó.

El Producto Interno Bruto (PIB) registró un crecimiento de 0,4% en 2009 y el gobierno pronostica que se acelerará a cerca de 2,5% este año. El mercado prevé que la inflación se mantendrá dentro del objetivo del banco central de 2% a 4% por el año completo 2010.