El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó sus pronósticos para el crecimiento económico mundial de este año por el impacto de la debilidad observada en Estados Unidos recientemente.

Sin embargo, la institución dijo que las perspectivas de crecimiento para 2016 no variaban, pese a la crisis de deuda de Grecia y a la volatilidad en los mercados financieros de China.

En una actualización de su reporte "Panorama Económico Mundial", publicada este jueves, el FMI dijo que la economía mundial debería crecer un 3,3% este año, 0,2 puntos porcentuales menos que la proyección que presentó en abril.

El Fondo dijo que el crecimiento debería acelerarse a un 3,8% el año próximo, sin cambios desde pronósticos anteriores.