Washington. El Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo este martes de nuevo sus previsiones de crecimiento económico mundial al 3,3% para 2014, una décima menos que en sus cálculos de julio, y al 3,8% para 2015, dos décimas menos de su anterior pronóstico.

Se trata de la segunda revisión a la baja consecutiva recogida en su informe "Perspectivas Económicas Globales", como consecuencia de una "recuperación desigual" con EE.UU. repuntando en la segunda mitad del año y la zona euro sufriendo "la incertidumbre de una persistente ralentización".

En el caso de Estados Unidos, la primera economía mundial, parece consolidarse la recuperación con un crecimiento estimado para este año del 2,2%, cinco décimas más que lo previsto en julio, y del 3,1% para 2015, cifra sin cambios respecto a la previa.

Gracias, principalmente, a unas "condiciones financieras favorables", el notable avance en el ajuste fiscal, la mayor "fortaleza" de las cuentas de los hogares y un "más saludable" mercado inmobiliario en EE.UU., de acuerdo al reporte del Fondo.

Por su parte, las previsiones para la zona euro sufren una reducción de tres décimas para 2014, hasta un crecimiento del 0,8%, y de dos décimas menos para 2015, hasta el 1,3%.

Sobresale, en este grupo, la región de América Latina que registra una mayor caída en los pronósticos y se reduce hasta el 1,3% en 2014 (siete décimas por debajo de sus previsiones de hace tres meses) y el 2,2% para 2015 (cuatro décimas menos).

Este estancamiento se debe a la reducción generalizada de las previsiones de las grandes economías del euro para 2014, con una Italia en recesión estimada del -0,2% (cinco décimas menos que en julio), Francia con un crecimiento exiguo del 0,4% (cuatro décimas menos), y la sorprendente debilidad de Alemania, que el FMI calcula ahora que crecerá un 1,4% (cinco décimas menos).

La sorpresa es la economía española que, después de una aguda recesión, ve revisar al alza sus previsiones una décima tanto en 2014 como en 2015, hasta el 1,3% y el 1,7%, respectivamente.

Los países emergentes, que también ven reducirse sus previsiones, continúan su expansión, pero a tasas más bajas que en los años pasados; y crecerán un 4,4% en 2014 (una décima menos que en julio) y un 5% en 2015 (dos décimas menos).

Sobresale, en este grupo, la región de América Latina que registra una mayor caída en los pronósticos y se reduce hasta el 1,3% en 2014 (siete décimas por debajo de sus previsiones de hace tres meses) y el 2,2% para 2015 (cuatro décimas menos).

El freno viene dado por Brasil, una de las dos grandes economías regionales junto con México, y que sufre una de las mayores caídas con una expansión de apenas 0,3% (un punto menos de lo calculado en julio) en 2014 debido a la "moderación del consumo y debilidad en la inversión".

China, por su parte, mantiene sus previsiones en el 7,4% y el 7,1%, debido a las medidas de apoyo tomadas por Pekín tras una leve ralentización en el primer trimestre, con lo que seguirá como la locomotora mundial.