La ralentización del ritmo de crecimiento de Brasil y la menor demanda de materias primas de China reducirán levemente el crecimiento de América Latina y el Caribe, que se situará en un 3,2% este año y en un 3,9% en 2013, indicó el Fondo Monetario Internacional (FMI) desde la Asamblea Anual que se cumple en Tokio. Se confirma así la progresiva frenada de América Latina en los dos últimos años.

El Fondo reduce notablemente las perspectivas de Brasil, uno de los principales motores de la región, que se espera cierre el 2012 con una expansión económica de 1,5%, un punto por debajo de lo pronosticado en julio.

El organismo cita el empeoramiento en las condiciones económicas externas y la lenta transmisión a la economía de las políticas de relajación monetaria iniciadas por Brasil en agosto de 2011, debido a un incremento en la morosidad hipotecaria tras varios años de una rápida expansión crediticia.