La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, dijo que espera "poder volver a una relación normal" con Venezuela y aseguró que aceptaría una invitación del país para revisar su economía.

"Realmente es algo que ha tenido que hacerse hace tiempo", dijo Lagarde en entrevista con CNN en español en respuesta a una pregunta sobre si ve oportunidad de prestar asistencia técnica al país.

La titular del FMI recordó que se cumple ya "el décimo aniversario" de no tener ninguna revisión de la economía venezolana, que el organismo internacional realiza de forma periódica a invitación de los países miembro de la institución.

En el caso venezolano dejaron de hacerse al no extender Caracas invitación a los funcionarios del fondo para que visitaran el país.

"Realmente acogeríamos una invitación para hacer una revisión del Artículo IV en el país", afirmó la responsable del FMI, que celebra esta semana su reunión conjunta de medio año en Washington con el Banco Mundial (BM), reseña www.ultimasnoticias.com.ve citando un cable de EFE.

Las revisiones periódicas de las economías de los países se conocen en la terminología del Fondo como "Artículo IV", que establece las consultas regulares con los miembros de la institución.

Cuando un país se une al FMI acepta someter sus políticas económicas y financieras al escrutinio de la comunidad internacional. Esa vigilancia culmina en consultas regulares, generalmente anuales, con los países individuales y la publicación de un informe económico.

"Venezuela es miembro de la institución y esperamos poder volver a una relación normal", insistió hoy Lagarde, quien añadió que la confianza es "una vía de dos sentidos".

El FMI pronosticó esta semana durante la publicación de su informe semestral "Perspectivas Económicas Globales" que las economías de Argentina y Venezuela sufrirán las desaceleraciones más marcadas de la región.

El organismo destacó, además, que existen "grandes incertidumbres" en ambos países.

El FMI prevé que la economía de Venezuela se contraiga un 0,5% en 2014 y un 1% en 2015, frente al crecimiento del 1 % en 2013.

El informe destaca la salida de capitales y la elevada inflación en Venezuela y Argentina y llama la atención sobre la disparidad entre los tipos de cambio oficiales y lo que considera el mercado.

Además, "las medidas adoptadas para gestionar los desequilibrios internos y externos, incluidos los controles de precios, tipos de cambio y comercio están dañando todavía más la confianza y la actividad económica" en Argentina y Venezuela, según el fondo.