Pekín. El crecimiento económico anual de China podría caer a casi la mitad este año si la crisis de la deuda en Europa empuja a la economía mundial a una recesión, poniendo presión para que Pekín anuncie un estímulo fiscal "significativo", dijo el Fondo Monetario Internacional.

El Fondo ya recortó en enero, en su Panorama Económico Mundial, su proyección para el crecimiento de China de este año a 8,2% desde 9%.

El informe sobre China publicado este lunes mostró que bajo la proyección "pesimista" del FMI para la economía global, la tasa de crecimiento de China podría bajar en otros cuatro puntos porcentuales respecto de la actual estimación del Fondo.

"En el desafortunado evento de que tal escenario se vuelva realidad, China debería responder con un plan fiscal significativo, ejecutado a través de los presupuestos del gobierno central y de los gobiernos locales", dijo.

Las medidas de estímulo podrían incluir recortes en el impuesto al consumo, subsidios para los consumidores, incentivos a la inversión corporativa, apoyo fiscal para las pequeñas empresas, entre otras, sugirió el FMI.

Tales medidas, que aportarían hasta 3% al Producto Interno Bruto, ayudarían a mitigar las caídas de la producción económica, sostuvo el Fondo.

Un sondeo de Reuters publicado en enero mostró que el crecimiento económico de China se moderaría a 8,4% este año, desde el 9,2% del 2011, al debilitarse tanto la demanda interna como la externa.

La menor inflación permitirá al banco central afinar su política para apoyar el crecimiento a través de operaciones en el mercado abierto en las próximas semanas, dijo el FMI, agregando que el banco central podría reducir de nuevo los requisitos de reservas de los bancos si los ingresos de capitales se mantienen bajos.

El banco central anunció un recorte en el monto del dinero que los bancos deben dejar como reservas, o encaje, a fines de noviembre y se esperan más reducciones en los próximos meses.