A diferencia de lo que opinan varios analistas privados y en línea con la posición del gobierno, para el Fondo Monetario Internacional (FMI), el tipo de cambio real "sigue siendo coherente con los fundamentos económicos". Así lo establece el informe elaborado por el organismo que fue presentado ayer en el marco de su visita anual de monitoreo de la economía uruguaya, de acuerdo a lo previsto en el Artículo IV de la entidad.

El informe señala que "una amplia" intervención del Banco Central (BCU) en el mercado cambiario desde julio pasado frenó la depreciación del peso y disminuyó las reservas en US$2.500 millones. "No obstante, las reservas permanecieron por encima del límite superior del indicador de suficiencia de reservas del FMI", dice el reporte.

Para el organismo las cuantiosas reservas con las que cuenta el BCU pueden ayudar a amortiguar shock externos fuertes. Sin embargo, se entiende que "debería recurrirse con moderación a las intervenciones en el mercado cambiario". En este sentido, el informe considera como "positiva" la marcada reducción de venta de divisas del BCU en noviembre y agrega que "no sería ordenado que sigan realizándose intervenciones si las presiones de depreciación persisten". "Las intervenciones prolongadas podrían erosionar las defensas del país prematuramente, cuando hay importantes riesgos financieros futuros", añade.

En coferencia de prensa, el jefe de la misión en Uruguay, Jan Kees Martijn sostuvo que reducir la inflación sigue siendo una prioridad y que se requiere una estrategia de desinflación "más intensa" para poder colocarla en trayectoria descendente.

Para el experto, el Índice de Precios del Consumo (IPC) permanecerá en niveles de un dígito, aunque no descartó que un "shock de precios" o "cambiario relativamente pequeño" la podría poner por encima de los dos dígitos, tomando en cuenta que hoy está muy cercana a 10%. En opinión del FMI, las pautas fijadas por el gobierno para la actual ronda de negociación salarial que establece aumentos nominales "son adecuadas", pero todavía incluyen disposiciones de indexación, por lo que se debería avanzar a una "plena eliminación de la indexación".

Consultado sobre la posibilidad de que el gobierno decida aplicar nuevos impuestos para poder cumplir con meta de consolidación fiscal al final del quinquenio, el representante del FMI consideró que si se cumple con el control de los gastos como está proyectado "debería ser posible colocar al país en una vía estable" sin innovaciones impositivas. "Es posible hacerlo con impuestos, pero tenemos entendido que no es ese el plan. No veo necesidad de un incremento de impuestos", apuntó.

Para el organismo, la ejecución "efectiva" de planes para mejorar el seguimiento y el gobierno corporativo de las empresas públicas será importante para respladar la mejora proyectada de su desempeño finaciero. En relación a ANCAP, se entiende que los bajos precios del petróleo brindan la oportunidad de mejorar su desempeño financiero "antes de avanzar hacia un sistema más transparente de traspaso de las variaciones en el valor del crudo.

Además, el FMI recortó la proyección de crecimiento para Uruguay en 2015, de 2,5% a 1,6% debido al menor impulso del gasto interno y las débiles condiciones externas.