El Fondo Monetario Internacional precisó que en caso de que México utilice la Línea de Crédito Flexible (LCF), que le renovó por alrededor de US$70.000M, el plazo de reembolso es de entre tres y cinco años, y que el monto de los recursos acordados no están sujetos a un límite, además de que dicho monto se determina teniendo en cuenta las circunstancias de cada país.

Reconoció que “el crecimiento de México se está recuperando, apoyado por una fuerte demanda externa, y que las políticas macroeconómicas han contribuido a la recuperación y a crear espacios para la aplicación de políticas”.

En un comunicado donde detalla la renovación de la LCF para el país, añadió que “el tipo de cambio, el mercado de deuda soberana y los mercados financieros se han mantenido estables, incluyendo el sector bancario que está sustentado en fuertes índices de capitalización y coeficientes de liquidez”.

“El reconocimiento de que México es una economía manejada de manera prudente y predecible, con regulaciones transparentes y favorables para la inversión extranjera y con mercados financieros abiertos y líquidos, ha fomentado los flujos financieros de cartera en los últimos años”, reconoció el organismo.

EL FMI expuso que al término de las deliberaciones sobre México, el primer subdirector gerente y presidente interino del directorio, David Lipton, declaró que “México cuenta con un marco muy sólido de políticas macroeconómicas prudentes”.

“La política monetaria está guiada por un régimen de objetivos de inflación en el contexto de un tipo de cambio flexible, la política fiscal se rige por la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, y la vigilancia financiera está basada en un marco regulatorio y de supervisión adecuado”, señaló.

Dichas políticas y la fortaleza financiera de los sectores público y privado han sustentado la capacidad de resistencia de México durante la crisis global. “El gobierno también ha dado pasos fundamentales para impulsar reformas estructurales .”