Hong Kong. El crecimiento económico del mundo se va a desacelerar este año, aunque Estados Unidos mejorará su desempeño, pero persisten los riesgos a la baja al continuar frágiles los mercados financieros de Europa, dijo este lunes el subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional.

La expansión en los mercados emergentes será sólida, pero el pleno impacto de la desaceleración en las economías desarrolladas todavía debe sentirse en otras regiones, comentó Zhu Min en una conferencia de inversión en Asia en Credit Suisse en Hong Kong.

Los recientes datos económicos en Estados Unidos "se ven mucho mejor", aunque un desafío clave es generar un crecimiento fuerte en un ambiente de desapalancamiento, dijo Zhu.

"Número uno, la tasa de crecimiento global se está desacelerando. Número dos, las cosas están mejorando. Número tres, los riesgos todavía están por el lado bajista", agregó.

Zhu, un ex vicegobernador del banco central chino, habló al día siguiente de la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, quien sostuvo que la economía global se había alejado del abismo y que estaban emergiendo señales de estabilización.

Zhu dijo que China debe reequilibrar su economía para alentar una demanda interna más fuerte y agregó que el tipo de cambio del país debería tener un régimen más flexible, reiterando los comentarios de Lagarde el domingo.

El viceprimer ministro chino, Li Keqiang, quien también participó en la conferencia del fin de semana, dijo que la segunda economía del mundo no podía postergar las duras reformas económicas y prometió políticas más flexibles para mantener un destacado crecimiento y estabilidad de precios.

Zhu fue designado en el nuevo cargo de subdirector gerente del FMI en julio, en una decisión que apuntó a reconocer la creciente influencia de China en la economía global.

El FMI ha advertido que el crecimiento económico anual de China podría reducirse a la mitad este año si la crisis de deuda de Europa lleva a la economía mundial de vuelta a la recesión.

Zhu afirmó que las tendencias económicas y las políticas en China estaban apuntando a un aterrizaje suave de la economía de ese país, que ha sido uno de los pocos motores del crecimiento global en los últimos años.

"En Europa, los mercados financieros todavía están muy frágiles. No hay margen para el error, no se puede cometer un desliz", dijo Zhu.

El FMI aprobó el 15 de marzo un préstamo de rescate de 28.000 millones de euros para Grecia, advirtiendo a Atenas que no había espacio para errores en la implementación del programa económico.

Este crédito es parte de un paquete mayor de rescate del FMI y la Unión Europea luego de que Grecia acordara llevar a cabo una serie de dolorosas reformas económicas, recortes de gasto y el cierre de un canje de deuda que impuso pérdidas de hasta un 74 por ciento a los acreedores privados.