Santiago. Las economías de Brasil, Colombia, Chile, Perú y tal vez Uruguay correrían el riesgo de sobrecalentarse debido a que su vigoroso crecimiento, dependiente de las materias primas, podría generar presiones inflacionarias, dijo este miércoles un alto funcionario del FMI.

Durante una presentación en la capital chilena, el subdirector del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional, Miguel Savastano, advirtió que América Latina debería esperar que los altos precios internacionales de los productos básicos se traspasen a sus economías.

"El sobrecalentamiento es el riesgo más importante para América Latina (...); estamos hablando de países que tienen dos características principales: exportaciones dependientes del precio de los commodities (materias primas) y cuentas de capitales abiertas", dijo Savastano.

El FMI estima que la región crecería un 5% este año.

El funcionario estimó que hay más evidencias de riesgos de sobrecalentamiento en la economía de Brasil que en otros países de la región, como Chile, lo que ya se constata en algunos indicadores clave.

"Mencionamos 5 ó 6 elementos que dan indicios de sobrecalentamiento en general y, cuando uno ve el comportamiento de Brasil en la mayoría de ellos, no en todos, siempre acaba prendiendo la luz anaranjada tirando para rojo", dijo Savastano a periodistas.

Advirtió que la meta de inflación del 2011 en Brasil, la mayor economía de la región, no se ve alcanzable debido a que las alzas en la tasa de interés clave han sido menores a las esperadas por el mercado.

En esa línea, reparó en que las políticas económicas del gigante latinoamericano continúan siendo expansivas.

"En general, la percepción es que las políticas (crediticias) son un poco expansivas y, de ser ese el caso y de mantenerse hacia el final del año, debería de ser poco probable que la economía brasileña se desacelere", estimó Savastano.

"Si no se desacelera, es bueno en un sentido porque crece más rápido por un segundo año, pero en términos de los desbalances que pueden estar generando, puede ser más preocupante", advirtió.

Durante la misma presentación, el gerente de estudios del Banco Central de Chile, Luis Herrera, descartó que haya antecedentes de que la economía chilena esté sufriendo un recalentamiento y apuntó a que la inflación subyacente permanece contenida.

Control de capitales

En los últimos meses, la región ha debido echar mano a varias medidas económicas para evitar mayores presiones inflacionarias. Entre ellas, la decisión de subir agresivamente las tasas de interés está en entredicho, dado que refuerza el avance de las ya apreciadas monedas regionales.

Para el FMI, los recortes fiscales aplicados por Brasil y Chile van en la dirección correcta.

Savastano agregó que, frente a la fuerte entrada de divisas en la región, el control al ingreso de capitales es un instrumento válido, en general.

"La preocupación es que esta oleada (de ingreso de capitales) termine con un tsunami. Dentro de las medidas que hay para protegerse de esto (...), los controles de capital lo vemos como un instrumento más, un instrumento válido", comentó el funcionario.

Pero en el caso de Chile, cuya moneda se encuentra en máximos de tres años frente a la divisa estadounidense, Savastano dijo que el país no requiere aplicar medidas adicionales para enfrentar los mayores influjos.

El subdirector del FMI destacó que Chile cuenta con mejores mecanismos para absorber ingresos de divisas que otros países de la región, ya que posee compañías con agresivos planes de inversión en el exterior y una dinámica industria de fondos institucionales.

"En la medida en que esto ciertamente ha funcionado en Chile, que es el mecanismo por el cual absorbe mucho capital, (...) eso disminuye los riesgos de que haya una sobreentrada de capitales", dijo.

Savastano agregó además que tras la corrección del primer trimestre, las bolsas de la región "hoy por hoy" no están sobrevaloradas.

No obstante, insistió en que, si no se toman medidas de protección para las economías de América Latina, los ingresos por exportaciones y la llegada de capitales externos irán directo a las bolsas y podría registrarse una nueva sobrevaloración durante la segunda mitad del 2011.