Johannesburgo. El volumen efectivo del fondo de rescate financiero de Europa debería ser incrementado y sus bancos necesitan rigurosas pruebas de tensión para restaurar la confianza de los mercados, dijo el Fondo Monetario Internacional en un reporte difundido este martes.

El vínculo entre las débiles hojas de contabilidad de los bancos europeos y los gobiernos fue una razón primaria por la que el FMI dijo que la estabilidad financiera global aún está en riesgo casi cuatro años después de que se desencadenó la crisis financiera.

En una actualización de su Reporte de Estabilidad Financiera Global, el FMI también advirtió a los mercados emergentes a que estén atentos a las burbujas de precios de activos o al exceso de crédito producto del ingreso de fuertes flujos de capital.

"Aunque se han logrado avances y la mayoría de los sectores financieros están mejorando, continúan los riesgos para la estabilidad financiera global", escribió el FMI en el reporte difundido en Johannesburgo.

"Los problemas en Grecia, y ahora en Irlanda, han reavivado preguntas sobre sostenibilidad de deuda soberana y la salud del sector bancario en una sección más amplia de países en la zona euro y posiblemente más allá", indicó el fondo.

El FMI recomendó que se incremente el tamaño efectivo de la Facilidad Europea de Estabilidad Financiera (EFSF, por su sigla en inglés) y dijo que esta debería tener un "mandato más flexible" para asegurar el acceso al financiamiento.

El fondo también dijo que el Banco Central Europeo necesita seguir proveyendo liquidez a los bancos que lo necesiten.

Por otra parte, los bancos europeos requieren "rigurosos y creíbles" pruebas de tensión para asegurarse de que puedan resistir condiciones extremas, dijo el FMI.

Los bancos no viables deberían ser cerrados, sostuvo el fondo.