Un análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre los efectos de la Reforma Energética en México estima que una reducción de 13% en los precios de la generación de electricidad por la sustitución de derivados del petróleo por gas natural podría elevar entre 1,4% y 3,6% la producción del sector manufacturero, además de que el Producto Interno Bruto (PIB) real se elevaría entre 0,2% y 0,6%.

Precios bajos. “Mayores incrementos son plausibles si los precios de la electricidad convergen con los de Estados Unidos, pero sobre todo el impacto de los precios más bajos de la electricidad en la economía pueden ir más allá de las manufacturas, como lo sugieren las significativas respuestas estadísticas de los servicios a cambios en los precios de la electricidad”, expone el organismo en el estudio Made in Mexico: Energy Reform and Manufacturing Growth.

“Dado el tamaño del sector servicios, alrededor de tres veces más grande que el de las manufacturas, el impacto global sobre el PIB que combina la respuesta de la industria manufacturera y los servicios puede ser de hasta cuatro veces el impacto de las manufacturas por sí sólo”, enfatiza, el análisis elaborado por Jorge Álvarez y Fabián Valencia.

El documento de trabajo difundido por el FMI el fin de semana pasado, advierte que para que los beneficios de las reformas se materialicen, una adecuada implementación es crítica.

Piden efectividad. “Las recientemente creadas instituciones regulatorias deben ser lo suficientemente efectivas y transparentes, para asegurar una eficiente apertura del sector”.

El organismo reconoce que entre todas las reformas estructurales aprobadas en los últimos dos años, la del sector de energía es probablemente la más transformacional.