Washington. Los problemas de la eurozona no han frustrado la recuperación económica mundial, dijo el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero advirtió de que los persistentes temores sobre la crisis de deuda siguen suponiendo un riesgo.

Sin embargo, el organismo es más optimista sobre las perspectivas de crecimiento del mundo.

En su último informe de previsiones, el FMI subió sus estimaciones de crecimiento para 2010 a 4,6% desde 4,2, mientras que mantuvo sin cambios sus proyecciones de 4,3% para 2011.

"Una caída de la confianza en la sostenibilidad fiscal y las respuestas políticas han levantado las dudas sobre el futuro", dijo el organismo en su informe, y añadió que "el potencial efecto en el crecimiento de la reciente crisis financiera es altamente incierto".

La persistente debilidad en los mercados laboral y de vivienda de Estados Unidos, los problemas de deuda en la eurozona, y la desaceleración en la actividad manufacturera en Asia han hecho especular a los inversores que la economía global se frenará abruptamente por el resto del año.

El FMI recortó el jueves los pronósticos de crecimiento del PIB 2011 de Gran Bretaña, Canadá, la eurozona, las economías emergentes y Japón.

Emergentes, más firmes. El FMI continúa esperando que los países emergentes y en desarrollo, que han estado guiando el crecimiento mundial, se expandan con más rapidez que los países industrializados.

En ese sentido, prevé que las economías emergentes crezcan el 6,8%, más del doble que la expansión del 2,6% que espera para los países industrializados. Esa tendencia se espera que continúe en 2011 cuando aumentarán 6,4%, frente al 2,4% de los industrializados.

De hecho, las mayores revisiones alcistas de crecimiento se vieron en las economías emergentes. El pronóstico de crecimiento 2010 de Brasil fue elevado 1,6 puntos porcentuales, a 7,1%, y el del 2011 aumentó 0,1 puntos porcentuales, a 4,2%.

En tanto, el PIB de la eurozona crecería 1% en 2010, una estimación que no registra cambio respecto a la de abril, aunque el pronóstico para 2011 fue recortado en 0,2 puntos porcentuales, a 1,3&.

El pronóstico de crecimiento del PIB 2010 en Estados Unidos fue elevado a 3,3% desde 3,1% previo, y para 2011 pasó a 2,9% desde 2,6% anterior.

La mayor revisión a la baja fue en el pronóstico de PIB de Gran Bretaña, que el mes pasado reveló un plan para recortar un déficit presupuestario récord hasta hacerlo casi desaparecer en cinco años.

El FMI calcula que el PIB británico crecerá 1,2% en el 2010, 0,1 puntos porcentuales menos con respecto a la estimación previa, y el crecimiento en el 2011 sería de 2,1%, 0,4 puntos porcentuales menos.