El tamaño del aparato burocrático de la administración central de Honduras, estará bajo la lupa de la misión técnica del FMI que inicia este lunes la revisión del programa económico.

Por cada lempira recaudado en concepto de impuestos durante 2010, el gobierno destinó 74 centavos para cubrir la masa salarial. En relación al PIB, el porcentaje es de 11%.

La administración de Porfirio Lobo Sosa se comprometió con el directorio del Fondo Monetario a tomar una serie de medidas para contener el gasto en sueldos y salarios, las que serán evaluadas por la misión que estará en el país a partir de la próxima semana.

Carlos Borjas, subsecretario de Presupuesto de la Secretaría de Finanzas, dijo que el gobierno ha aprobado una serie de medidas para frenar la masa salarial, las que serán discutidos con los técnicos del FMI.

William Chong Wong, secretario de Finanzas, dijo que las acciones tomadas permitieron un ahorro de 338 millones de lempiras (US$17,5 millones) en el presupuesto asignado para 2010, ya que la partida salarial cerró en 31.897 millones (US$1.657 millones), menor a los 32.235 millones (US$1.675 millones)aprobados.

Compromisos. La administración Lobo Sosa se comprometió con el FMI a la depuración de plazas con base en información proveniente del censo y auditoría de puestos de 2009 realizado por el Tribunal Superior de Cuentas y de los hallazgos de la comisión gobierno-magisterio.

Además, la eliminación de todos los puestos duplicados e irregulares identificados por el TSC; la creación de una unidad centralizada en la Secretaría de Finanzas para el monitoreo de la nómina.

El gobierno también se comprometió a la vinculación de los módulos de administración de la nómina de las secretarías de Salud y Educación con el Sistema Integrado de Administración Financiera (Siafi), así como la integración del pago de jornales.

La administración central se comprometió a mantener el techo salarial en 32,235 millones de lempiras y cerrar en 10,3% del producto interno bruto.