El Fondo Monetario Internacional (FMI), en calidad de fideicomisario del Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza (Ffclp), firmó acuerdos con Japón, el Banco de Francia, el Reino Unido y el Banco Popular de China para obtener un total de DEG 5.256 millones (alrededor de US$8.000 millones) en nuevos recursos de préstamo para países de bajo ingreso.

Se firmaron Acuerdos de Compra de Pagarés -nunca antes utilizados para financiar el crédito concesionario del FMI- con las autoridades japonesas por DEG 1.800 millones (alrededor de US$2.700 millones), las autoridades del Reino Unido por DEG 1.328 millones (alrededor de US$2.000 millones) y el Banco Popular de China por DEG 800 millones (alrededor de US$1.200 millones). Asimismo, se firmó un Acuerdo de Préstamo con el Banco de Francia por DEG 1.328 millones (alrededor de US$2.000 millones).

Los acuerdos amplían la capacidad del FMI para ayudar a los países de bajo ingreso, duramente golpeados por la crisis internacional actual, ya que incrementan los recursos de préstamo que pueden utilizar los mecanismos de crédito concesionario reformados recientemente.

Tras la aprobación de esas reformas en el directorio ejecutivo, en julio de 2009, el director gerente lanzó una campaña destinada a recaudar nuevos recursos de préstamo bilaterales, y contribuciones bilaterales para subsidiar los costos del crédito concesionario.

“Se trata de un reforzamiento sin precedentes del apoyo que el FMI brinda a los países más pobres, en África subsahariana y en el resto del mundo”, declaró en su oportunidad el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn.