Washington. Los encargados de las políticas de los gobiernos tendrán que implementar medidas fiscales, monetarias y financieras "sustanciales" para lidiar con el impacto del coronavirus COVID-19, dijo este lunes Gita Gopinath, economista jefa del Fondo Monetario Internacional.

En una nota publicada en el sitio web del FMI, Gopinath señaló que sus principales recomendaciones implicaban poner efectivo directamente en las manos de hogares y empresas.

Recortes amplios a las tasas de interés podrían inyectar confianza pero su efectividad para estimular la actividad se dará sólo cuando se normalicen las condiciones empresariales, agregó la economista.

"Los hogares y las empresas afectadas por las interrupciones del suministro y una caída en la demanda podrían ser objeto de transferencias de efectivo, subsidios salariales y desgravación fiscal, ayudando a las personas a satisfacer sus necesidades y a las empresas a mantenerse a flote", escribió Gopinath.

Citó como ejemplo la decisión de Italia de extender los plazos fiscales para las empresas en las áreas afectadas y un fondo ampliado de complementos salariales para apoyar a los trabajadores despedidos en medio de cuarentenas y restricciones de viaje.

Los gobiernos también podrían ofrecer garantías de crédito temporales y específicas para las necesidades de liquidez a corto plazo de estas empresas, y los reguladores y supervisores de los mercados financieros también podrían alentar, extensiones de los vencimientos de los préstamos, dijo.

Corea del Sur también ha introducido subsidios salariales para pequeños comerciantes y mayores subsidios para la atención domiciliaria y los solicitantes de empleo, mientras que China ha renunciado temporalmente a las contribuciones de seguridad social para las empresas, dijo.

"Para los despedidos, el seguro de desempleo podría mejorarse temporalmente, extendiendo su duración, aumentando los beneficios o relajando la elegibilidad", escribió Gopinath. 

"Cuando las bajas pagadas por enfermedad y familia no se encuentran entre los beneficios estándar, los gobiernos deberían considerar financiarlo para permitir que los trabajadores enfermos o sus cuidadores se queden en casa sin temor a perder sus empleos durante la epidemia", dijo.

Gopinath también señaló que los bancos centrales deberían estar preparados para proporcionar una gran liquidez a los bancos y compañías financieras no bancarias, "particularmente a aquellos que otorgan préstamos a pequeñas y medianas empresas, que pueden estar menos preparadas para soportar una interrupción aguda".

Los gobiernos también podrían ofrecer garantías de crédito temporales y específicas para las necesidades de liquidez a corto plazo de estas empresas, y los reguladores y supervisores de los mercados financieros también podrían alentar, de forma temporal y con plazos determinados, extensiones de los vencimientos de los préstamos, dijo.

Más abajo en su lista había un estímulo monetario más amplio, como recortes de tasas de política y compras de activos. Estos pueden elevar la confianza y apoyar a los mercados financieros si existe un riesgo marcado de un ajuste considerable en las condiciones financieras.

Un estímulo fiscal más amplio también podría ayudar, con el tiempo.

"Un estímulo fiscal de base amplia consistente con el espacio fiscal disponible puede ayudar a elevar la demanda agregada, pero probablemente sea más efectivo cuando las operaciones comerciales comiencen a normalizarse", dijo.