La proyección de recaudación tributaria para 2011 es la más alta que el gobierno hondureño haya fijado como meta en los últimos 10 años.

Para la Secretaría de Finanzas (Sefin) y la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI), la recolección de impuestos aumentará en 6.443 millones de lempiras (US$334,6 millones) (14,7%) en relación a lo registrado el año pasado, al pasar de 43.856 (US$2.278 millones) a 50.299 millones (US$2.612 millones).

Fue en los períodos 2003-2004 cuando se presentaron los mayores aumentos, al pasar de 19.779,8 a 23.411,8 millones de lempiras, con un incremento de 3.632 millones, y entre 2005-2006, cuando las recaudaciones pasaron de 26.707,6 a 31.548,7 millones, con un alza de 4.841,1 millones. En esos períodos analizados, la economía hondureña registró los mayores incrementos, con 6% anual, en promedio.

Esas cifras mencionadas anteriormente serán revisadas por la misión técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI) que iniciará el próximo lunes la evaluación de las metas indicativas y reformas estructurales programadas para 2010-2011.

William Chong Wong, secretario de Finanzas, confía en que se logrará cumplir con la meta estimada para este año.

El titular de la DEI, José Oswaldo Guillén, considera que la oficina recaudadora de impuestos deberá redoblar sus esfuerzos para llegar a los 50.299 millones de lempiras que el gobierno central aprobó en el presupuesto de ingresos y egresos.

Medidas fiscales. La proyección de ingresos descansa en el rendimiento de las medidas fiscales aprobadas a finales de marzo de 2010 (Decreto 17-2010 o Ley de Fortalecimiento de los Ingresos, Equidad Social y Racionalización del Gasto Público). Así lo considera el secretario de Finanzas. Para Guillén, el Congreso Nacional deberá aprobar otras medidas que el Poder Ejecutivo enviará en los próximos días para fortalecer la lucha contra la evasión fiscal, pero que no incluye más impuestos sino que acciones administrativas para recolectar más impuestos.