Francfort. El Fondo Monetario Internacional instó a una acción conjunta para combatir la crisis de deuda de la zona euro y dijo que estaba dispuesto a dar más ayuda a Grecia y pedirle al Banco Central Europeo que vaya con cuidado al elevar las tasas de interés.

En su panorama económico para Europa, el fondo dijo que los "inexorables" esfuerzos de reforma de Grecia y otros países de la periferia de la zona euro eran la primera línea de defensa contra el contagio, que se mantenía como un "riesgo bajista tangible".

El BCE también podría jugar su rol al posponer sus agresivas alzas de tasas de interés. El banco central elevó el mes pasado los tipos de la zona euro por primera vez en casi tres años -poniendo más presión sobre los costos de servicio de la deuda- y los economistas prevén dos alzas adicionales antes de fin de año.

Las opiniones del fondo sobre Grecia son observadas de cerca antes de la importante decisión del próximo mes sobre si Atenas recibe el siguiente tramo de ayuda del rescate de la UE y el FMI de 12.000 millones de euros (US$17.200M).

El FMI agregó que los problemas actuales de la zona euro requieren que el BCE prolongue su táctica anti-crisis de proveer liquidez sin límite a los bancos de la región.

Los bancos griegos y de otros estados miembros endeudados siguen altamente dependientes de las líneas de crédito del BCE, dado que tienen prácticamente cerrado el acceso a los mercados normales de crédito interbancario debido a los temores de quiebra.

Mientras Grecia todavía lucha por tener sus deudas bajo control, los mercados han puesto en duda sus posibilidades de acceder a los mercados de bonos para pedir dinero en el 2012, como señalaba originalmente el programa de rescate de la UE y el FMI.

El director del Departamento Europeo del fondo, Antonio Borges, dijo que actualmente no hay conversaciones sobre un nuevo paquete de ayuda y que si Grecia quisiera más asistencia del FMI, tendría que tomar la iniciativa.

"Hasta ahora, ellos no se han acercado a nosotros. El FMI está dispuesto (a otorgar ayuda adicional) por un tema de política", dijo a reporteros.

"Si Grecia necesitara más tiempo, si es necesario otro programa, es algo que los propios griegos deben decidir", añadió.

El programa de ayuda, que depende de las medidas de austeridad que lleve a cabo Grecia, es "probablemente lo mejor que podría ocurrirle" al país, aunque siempre estuvo la pregunta de si no era demasiado ambicioso, dijo Borges.

"Queremos que este programa tenga éxito (...) El futuro del programa actual depende, en primer lugar, del Gobierno griego. Ellos tienen que seguir comprometidos con él y seguir implementándolo", agregó.

"Y entonces tenemos que encontrar en el próximo par de años el financiamiento adecuado", agregó.

Irlanda y Grecia ya dependen en 52.500 millones de euros de la asistencia del FMI, mientras que Portugal espera una línea de crédito de tres años por 26.000 millones de euros del fondo.

Borges dijo que el FMI creía en que Grecia no caerá en insolvencia pese a sus elevadas deudas.

"Todos los programas del FMI están basados en la sostenibilidad de la deuda, por tanto en la medida que un programa se esté llevando a cabo eso significa que el FMI cree que la deuda griega es sostenible", acotó.