Lima. El Fondo Monetario Internacional (FMI) instó a las autoridades peruanas a redoblar esfuerzos para cumplir con la meta de elevar la presión tributaria a 18% del Producto Interno Bruto (PIB) al 2016, lo que permitirá mejorar los ingresos fiscales para financiar proyectos sociales.

“La meta del gobierno de aumentar los ingresos fiscales a 18% permitirá al país alcanzar tasas de recaudación similares a otras economías emergentes y ayudará a ampliar los programas sociales”, dijo en un comunicado emitido luego de que una misión visitó Lima durante este mes para evaluar el desarrollo de la economía peruana.

En dicho comunicado el organismo internacional expresó que ve con satisfacción los recientes esfuerzos de las autoridades para fortalecer la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat) pues ello garantiza cumplir con los objetivos previstos de cumplimiento tributario y recaudación.

“El fortalecimiento de la Sunat es un paso en la dirección correcta, pero es necesario mejorar aún más. El FMI alienta a las autoridades peruanas a tomar las medidas necesarias para garantizar que se cumpla el ambicioso objetivo fiscal”, indicó.

Sin embargo, advirtió que será un reto lograr los objetivos fiscales de mediano plazo, porque las tasas impositivas en Perú son todavía bajas en comparación a otros mercados emergentes en términos de movilización de ingresos y de esfuerzo fiscal (es decir, la ratio ingresos reales respecto a ingresos potenciales).

Otra razón es que la inversión y el gasto público social en Perú son menores que en otras economías emergentes con similar ingreso per cápita.

El subjefe de la División de Estudios Regionales del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Luis Cubeddu, declaró en una visita a Lima en noviembre que Perú debe considerar el aumento de tasas impositivas y la reducción de exoneraciones.

Sin embargo, destacó que el país ha dado pasos importantes para reducir la brecha social y de infraestructura, y que ello debe continuar sin comprometer la estabilidad fiscal.

Según estimaciones de la Sunat, la presión tributaria alcanzaría un nivel récord de 16% del PIB este año, en caso de que en diciembre se mantenga el ritmo de crecimiento alcanzado en noviembre, que registró una expansión de 7,3%.

Esta proyección de 16% está por encima de la meta prevista por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) de alcanzar una presión tributaria de 15,7% este año y es la meta fijada para el 2013.

Asimismo, el MEF se ha fijado obtener una recaudación de 16,5% del PIB para el 2014 y 17% para el 2015, y de esta manera alcanzar un 18% en el 2016, a través de la ampliación de la base tributaria y una racionalización de los beneficios tributarios.

Cabe indicar que el FMI también recomendó aumentar la presión tributaria a otros países de la región como Chile, Colombia, Uruguay y Brasil, donde existen rezagos sociales y de infraestructura.