Madrid. El Fondo Monetario Internacional (FMI) instó al gobierno español a profundizar las reformas económicas y laborales para sustentar su aún frágil recuperación, con la esperanza de que el país pueda acercarse a mediano plazo a tasas de crecimiento de entre 1,5% y 2%.

España debió lanzar un duro plan de austeridad para mostrar a los mercados su compromiso con la reducción del déficit público. "La economía española necesita reformas de amplio calado y exhaustivas", dijo el FMI en las conclusiones de su última misión al país.

"Los retos son serios: un mercado de trabajo disfuncional, la burbuja inmobiliaria, un gran déficit fiscal, elevado endeudamiento, anémico crecimiento de la producción, débil competitividad y un sector bancario con áreas de debilidad", agregó.

El organismo multilateral estimó que la incipiente recuperación española continuará siendo "débil y frágil", con un escenario central en el que la economía "crecería gradualmente hacia una tasa de 1,5 a 2% en el mediano plazo".

El FMI fue particularmente claro en materia de reforma laboral, donde aseguró que hay que hacer "más flexible" el mercado para promover el empleo y la flexibilidad entre los distintos segmentos productivos.

Cajas de ahorro. Pese a destacar la solidez del sector bancario español, el FMI criticó la lentitud de los procesos de fusión en el país y sugirió que las operaciones de concentración deberían acelerarse antes de que expire el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) previsto para finales de junio.

"El Banco de España debería estaría preparado para actuar con rapidez si persisten los síntomas de debilidad en el sistema financiero", agregó el organismo.

El FMI también destaca que habría que adecuar el marco regulatorio de las cajas de ahorros al nuevo contexto económico.

La institución internacional también señala que con el actual marco regulatorio de las cajas, las fusiones interregionales de las cajas siguen dependiendo de la voluntad de las comunidades autónomas y el sector sigue cerrado a la inversión extranjera.

Por esta misma razón, el FMI constata que la capacidad de las cajas de ahorros para recapitalizarse sigue siendo limitada e incide en la alta dependencia para este propósito de los fondos públicos.

Esta reforma debería ser implementada rápidamente para que las cajas de ahorros puedan disponer de un amplio abanico de posibilidades para ampliar capital tan pronto como sea posible.

Fondos de pensiones. El FMI también instó a España a una "fuerte y rápida reforma de su sistema de pensiones", debido a que el país se enfrenta al envejecimiento de una población que crece demasiado lentamente.

Tras hacer referencia a la iniciativa del gobierno de prorrogar la edad para jubilarse de los 65 a los 67 años, el organismo dijo que esta medida, junto con otras, reforzarían la sostenibilidad del sistema y llevarían a España más cerca de los sistemas de pensiones de sus pares europeos.

Esas reformas mejorarían la sostenibilidad fiscal sin minar el crecimiento, según el Fondo.