Washington. El Fondo Monetario Internacional (FMI) pidió este martes una "implementación decisiva" por parte de Italia para reducir su déficit fiscal, en momentos en que el país busca calmar a los mercados sobre la sustentabilidad de su carga de deuda.

En su revisión anual de la economía italiana, el FMI se mostró complacido ante los planes del gobierno para reducir el déficit fiscal del país por debajo del 3% del Producto Interno Bruto (PIB) para el 2012 y cerca de cero para el 2014.

Pero el FMI expresó preocupación respecto a que el plan de ajuste de las autoridades asume una postura optimista sobre el efecto del crecimiento en la prevista consolidación fiscal.

También dijo que el plan llama a recortes generalizados, que son difíciles de sustentar, y no ofrece detalles específicos sobre cómo podría alcanzarse la consolidación más allá del 2012.

"Los directores del (FMI) enfatizaron que una implementación decisiva del paquete es clave y algunos de ellos sintieron que más medidas de gasto inmediato tendrían un efecto positivo en el sentimiento del mercado", indicó la revisión del FMI, haciendo notar que los planes de reforma impositiva carecían de detalles.

Italia lucha por bajar su deuda pública, que se acerca a un 120% de su PIB, y también sufre con una de las tasas de crecimiento económico más bajas del mundo.

El FMI dijo que sin ajustes fiscales más allá del 2012, la deuda podría continuar sobre el 100% del PIB en el largo plazo.

Con un empeoramiento en la crisis de deuda griega, el temor del mercado ahora se ha concentrado en otros países fuertemente endeudados como Italia.

El diferencial de la deuda italiana a 10 años subió más de un 6% el martes, su máximo en más de una década.

El fondo advirtió que si la inquietud del mercado empeora, esto dañaría las hojas de balances de los bancos y aseguradoras italianas, mientras que un racionamiento del crédito y la incertidumbre afectarían negativamente la inversión y el consumo.