Tegucigalpa. El gobierno de Porfirio Lobo Sosa confía que cumplirá con las metas exigidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La misión de este organismo multilateral llegará el próximo martes al país y permanecerá por 10 días, tiempo que bastará para hacer una radiografía del comportamiento macroeconómico del país.

La presidenta del Banco Central de Honduras (BCH), María Elena Mondragón, se mostró confiada en que Honduras ha cumplido con las metas establecidas en la primera visita que el FMI realizó a Honduras en este 2011.

"Hasta donde nosotros hemos advertido hemos cumplido las metas a junio, y habrá que revisar el contexto nacional e internacional", dijo Mondragón.

Esta es la segunda visita que realiza el organismo financiero internacional en lo que va del presente año, con el fin de revisar la situación macroeconómica del país como una antesala para firmar el próximo acuerdo "stand by".

"Tenemos los próximos meses para definir el acuerdo, recuerde que las revisiones del FMI son trimestrales, entonces volverá en diciembre a revisar las metas de septiembre", explicó la funcionaria.

Sobre la caída de las reservas internacionales, Mondragón confirmó que fue una meta establecida por el FMI a la administración de Lobo, durante la revisión hecha en abril de este año.

Sin embargo, aseguró que a pesar de la baja en las reservas, el tipo de cambio se mantiene estable, "sabíamos que también en el mes de septiembre podía haber una disminución de reservas y eso es precisamente por tomar en cuenta el flujo de divisas".

Agregó que "el tipo de cambio se ha mantenido bastante estable, a pesar de que ya llevamos más de un mes de impuesta la nueva medida".

La titular del BCH se reunió ayer con miembros del Consejo Hondureño de la Empresa Privada de Honduras (Cohep), con el fin de dialogar sobre la política monetaria del país, especialmente sobre la medida de flexibilización de la banda cambiaria para fijar el tipo de cambio del lempira con respecto al dólar.

De acuerdo con cifras de la subasta de divisas de ayer, el precio base se disparó 18.94 a 18.96 dólares, adjudicándose US$34.7 millones, mostrando claramente que el lempira va a la pérdida de valor.