El Fondo Monetario Internacional (FMI) mantuvo su pronóstico de crecimiento económico global de 3,4% y 3,6% para 2017 y 2018, respectivamente, pero advirtió sobre incertidumbres.

"Después de los resultados deslucidos en 2016, se proyecta que la actividad económica mejore en 2017 y 2018, en especial en los mercados emergentes y en las economías en desarrollo", señaló el FMI en su actualización de la Perspectiva Económica Mundial, dada a conocer hoy.

El FMI calcula que la economía global creció 3,1% en 2016, el nivel más débil desde 2008-2009, debido a un primer semestre desafiante marcado inicialmente por las turbulencias en los mercados financieros mundiales.

Las proyecciones para 2017 y 2018 se mantienen sin cambio en relación con su pronóstico de octubre de 2016. De acuerdo con el FMI, este pronóstico incorporó una consolidación de los precios del petróleo y la previsión de un ambiente político cambiante bajo una nueva administración en Estados Unidos y sus efectos globales.

"Gran parte del mejor desempeño de crecimiento que esperamos este año y el próximo proviene de mejoras en algunos grandes mercados emergentes y economías de bajos ingresos que en 2016 estaban excepcionalmente estresados", dijo hoy el economista en jefe del FMI, Maurice Obstfeld, durante una conferencia de prensa.

El FMI proyectó que los mercados emergentes y las economías en desarrollo crecerán 4,5% en 2017 y 4,8% en 2018, más que el 4,1% de 2016.

El fondo revisó al alza el pronóstico de crecimiento de China para 2017 a 6,5%, en comparación con la proyección de 6,2% hecha en octubre pasado. El FMI dijo que la revisión se basó en las expectativas de apoyo político continuo para la economía.

El FMI mantuvo sin cambio su pronosticó de crecimiento de China durante 2018 en 6%, y dijo que China todavía necesita abordar los riesgos de medio plazo, como la expansión rápida del crédito y la deuda corporativa.

La institución modificó a la baja su pronóstico para el crecimiento de la India a 7,2% para 2017, debido al impacto de consumo negativo temporal provocado por la escasez de efectivo y las interrupciones de pago asociadas con el retiro reciente de billetes y de la iniciativa de intercambio.

Las economías avanzadas podrían crecer 1,9% en 2017 y 2% en 2018, 0,1 y 0,2 puntos porcentuales más, respectivamente, que en el pronóstico de octubre, señaló el FMI.

El fondo prevé un estímulo fiscal que conduzca al crecimiento en Estados Unidos a 2,3% en 2017 y a 2,5% en 2018, respectivamente 0,1 y 0,4 puntos porcentuales más frente a su pronóstico de octubre.

Los acontecimientos políticos recientes subrayan un cambio posible hacia plataformas políticas cerradas y proteccionismo, un endurecimiento mayor a lo esperado en las condiciones financieras globales que podrían interactuar con la debilidad del balance financiero en partes del área del euro y en algunas economías de mercado emergentes.

El FMI indicó que la actividad global podría acelerarse más fuertemente si el estímulo político resulta ser mayor que lo proyectado actualmente en Estados Unidos o en China.