Lima, Andina. El Fondo Monetario Internacional (FMI) informó este vienes que Perú tendrá el mayor crecimiento en Sudamérica durante el presente año con un avance de 6,6% del Producto Interno Bruto (PIB), y para el año 2012 prevé un crecimiento de 5,9%, los que también serán los más altos de toda la región.

Según su reporte Perspectivas de la Economía Mundial, Actualización de las proyecciones centrales, el crecimiento líder del PIB del Perú en este año será seguido por los de Chile (6,2%), Argentina (6%), Colombia (4,6%), Brasil (4,1%) y Venezuela (3,3%), países consignados individualmente en el reporte.

Para Sudamérica prevé un crecimiento promedio de 4,7% en este año y de 4,1% en el 2012, lo que incluye también a Bolivia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Surinam y Uruguay, cuyas proyecciones de crecimiento de PIB individual no están consignadas en el documento.

Si se considera América Latina y El Caribe, Perú será en el presente año el tercero que reportará el mayor crecimiento, detrás de Haití (8,6%) y Panamá (7,4%), y mantendrá en el 2012 esa posición detrás de estos dos países, precisa el FMI.

Cabe señalar que el Banco Mundial también anunció la semana pasada que Perú tendrá el mayor crecimiento en Sudamérica durante el presente año con un avance de 6,9% del PBI, y para los años 2012 y 2013 prevé crecimientos de 6,1% y 5,2%, respectivamente, los que también serán los más altos de toda la región, con lo que será la estrella de la región.

El FMI explicó que el crecimiento continúa siendo vigoroso en América Latina y el Caribe y, según las proyecciones, superará la tasa de 4,5% en el 2011, y convergerá hacia su tasa potencial, de aproximadamente 4%, en el curso de los próximos dos años.

La expansión continuará liderada por la demanda interna, y acompañada por crecientes déficits en cuenta corriente; escenario de base que supone un retiro significativo de las políticas de estímulo y cierta desaceleración de la demanda del sector privado, particularmente en el caso de los grandes exportadores de materias primas, dijo.

Explicó que hay indicios de que la actividad finalmente se está afianzando en las economías que mantienen lazos reales más estrechos con las economías avanzadas, cuya recuperación ha quedado rezagada.

Aunque persisten los riesgos a la baja para la economía mundial, los riesgos para las perspectivas de América Latina a corto plazo se encuentran algo más equilibrados.

Destacó que la expansión ha sido particularmente fuerte en Sudamérica, donde los elevados precios de las materias primas y las favorables condiciones de financiamiento externo están alimentando una demanda interna que, de no controlarse, podría conducir pronto al sobrecalentamiento.

Agregó que América Latina se recuperó con fuerza y rapidez de la crisis financiera internacional y, en la mayoría de los países, las políticas prudentes y anticíclicas adoptadas durante los años de gestación de la crisis permitieron desplegar un estímulo macroeconómico para contrarrestar sus efectos en la actividad.

La región se expandió más de seis por ciento en el 2010, encabezada por Sudamérica, cuya demanda interna se vio estimulada por los elevados precios de las materias primas, condiciones favorables de financiamiento externo y políticas macroeconómicas acomodaticias.

Las brechas del producto se han cerrado en gran parte de la región y están apareciendo los primeros indicios de sobrecalentamiento: la inflación está en alza, los déficits en cuenta corriente están aumentando, y el crédito y los precios de los activos están creciendo con rapidez, advirtió.

Finalmente, el alza de los precios mundiales de los combustibles y alimentos está complicando el reto de contener la inflación y proteger a los pobres, recordó el FMI.