Observa.com.uy El Fondo Monetario Internacional (FMI) sugirió al gobierno adelantar en un año la meta de la ley de Presupuesto quinquenal que prevé llevar el rojo de las cuentas públicas a 2,5% en 2019, a fin de evitar el año electoral. "Sería prudente tratar de alcanzar la meta de déficit antes del plazo fijado, y revertir la reducción de la inversión pública", sugirió el organismo multilateral en el marco de la Consulta del Artículo IV que cada año el organismo realizada sobre la coyuntura económica del país.

"Históricamente, el gasto público y el déficit tienden a subir en años electorales, como 2019. Sin embargo, si las autoridades ahorran los ingresos extraordinarios provenientes de una recuperación (económica) más fuerte de lo esperado y aseguran una ejecución constante de las partidas de gastos asignadas en el presupuesto, debería ser posible alcanzar el objetivo de déficit fiscal del 2,5% ya en el año 2018, con un escaso esfuerzo adicional y con la ayuda de costos de intereses (de deuda) más bajos", indica un pasaje del documento que divulgó organismo. 

En la conferencia de prensa que el jefe de misión del FMI para Uruguay, Jan Kees Martijn, dio a medios locales, recordó que en la última ley de Rendición de Cuentas se proyectó un crecimiento del 2% para PIB este año y 2,5% en 2018. Por tanto, con una expansión de la economía mayor al 3% para ambos años, ello debería tener una "incidencia positiva" sobre los ingresos. Asimismo, si el gasto se mantienen "bajo control" de acuerdo al presupuesto original, ello redundaría en una mejora del déficit fiscal. Agregó que a eso hay que sumarle que los costos de interés de la deuda uruguaya "están bajando".

Por otra parte, el FMI sugiere que debido al "déficit de infraestructura", se aconseja a las autoridades "reorientar" el gasto en la nómina de empleados públicos a inversiones, y acelerar la puesta en marcha de los PPP (proyectos de participación público-privados), sin flexibilizar sus salvaguardas. Martijn precisó que esa recomendación apunta más a una orientación para intentar revertir la brecha de infraestructura que tiene el país, y por ello fija un plazo específico. Asimismo, en su revisión, el FMI sugiere que al final del período de gobierno se debería considerar la modificación de la regla fiscal existente, algo que podría "fortalecer la confianza de las finanzas públicas".

Optimismo con alertas. Para el FMI la economía uruguaya ha transitado un 2017 "ampliamente satisfactorio" con un crecimiento más fuerte del previsto y una detención en el aumento de la desocupación. Además, una política monetaria relativamente restrictiva y la apreciación del tipo de cambio, han contribuido a un "notable descenso de la inflación", que luego de siete años ingresó al rango meta (3% a 7%) fijado por el Banco Central.

El staff técnico del organismo espera que la recuperación de la economía continúe con una expansión por encima de la tasa potencial de 3% tanto para 2018 como 2019, gracias a la inversión prevista en infraestructura ferroviaria, que demanda el acuerdo de inversión con UPM. Precisamente, de confirmarse esta iniciativa podría dar "más impulso" al crecimiento.

Consultado por el atraso cambiario de 14% que el FMI identifica para el país, Martijn admitió que Uruguay tiene una imagen relativamente "complicada" pese a que sigue siendo "muy competitivo" frente a Argentina, lo que permitió un aumento rápido y sólido de turistas. Sin embargo, la apreciación del peso uruguayo frente al resto del mundo "ha debilitado la competitividad de las exportaciones para muchos productos agrícolas y de manufactura". De hecho, el FMI identificó como un posible riesgo a futuro una prolongada "pérdida de competitividad", así como un probable menor interés de los inversores por los mercados emergentes.

Las claves

Inflación. Para llevar la inflación al centro del rango meta que se fijó el gobienro (5%), sería adecuado un endurecimiento de la política monetaria, de acuerdo a la recomendación del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Salarios. Para los acuerdos salariales de 2018, el FMI considera que sería importante una "moderación" en el crecimiento nominal para estabilizar la inflación en el mediano plazo. Además, eliminar por completo las cláusulas de indexación.

Crédito. El crédito sigue siendo escaso y "no ha operado como un motor de crecimiento", según el FMI. El financiamiento es caro y limitado, en particular en pesos, donde podría ser beneficioso para proyectos de empresarios incipientes.

Inclusión. Se estima que con la ley de Inclusión Financiera se debería ampliar la oferta de financiamiento en pesos y acceso al crédito de los consumidores y pequeñas empresas.

Valores. Cambios regulatorios en carpeta podrían ayudar a financiar la emisión de bonos de empresas privadas medianas.