El Fondo Monetario Internacional (FMI) consideró el martes que la carga tributaria de Guatemala, que oscila en alrededor del 10% del Producto Interno Bruto (PIB), debe elevarse para satisfacer las necesidades sociales de la población.

"Para lograr un crecimiento y satisfacer las necesidades sociales es importante que sea más alta la carga impositiva, porque en la actualidad es bastante baja, respecto a la norma mundial", afirmó en conferencia de prensa el subdirector gerente del FMI, Naoyuki Shinohara.

El funcionario y su comitiva se reunieron con el presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, y otros funcionarios de gobierno.

En los últimos años, Guatemala ha recaudado en impuestos cerca del 10% de lo que produce en un año, derivado de una débil legislación tributaria y una fuerte cantidad de exenciones fiscales.

A partir de 2013, el gobierno de Pérez Molina implementó una nueva reforma tributaria, la cual ha sido impugnada jurídicamente por el poderoso sector empresarial, al considerar que perjudica la economía del país.

El funcionario del Fondo elogió la nueva política tributaria y destacó que es necesaria para contribuir al desarrollo social y de infraestructura de la nación.

Shinohara elogió el comportamiento de la economía de la empobrecida nación centroamericana, debido a un prudente manejo presupuestario, un tipo de cambio flexible y de la capitalización del sistema financiero.

"Durante los últimos años la economía global ha tenido problemas pero la de Guatemala ha podido resistir", agregó.

Según el alto ejecutivo del FMI, la economía de este país crecerá alrededor del 3,5% durante el 2013.