Washington. El gobierno del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, debe moverse de manera más agresiva para controlar el déficit fiscal y la deuda pública de Estados Unidos sin afectar la recuperación, para cuyo efecto debe incluir medidas para aumentar los ingresos tributarios, indicó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Si bien el panorama para la economía estadounidense ha mejorado, la administración está utilizando proyecciones excesivamente optimistas en su plan para reducir a la mitad el déficit hacia 2013 y estabilizar la deuda pública en 70% del producto interno bruto para 2015, indicó el FMI en su informe anual Artículo IV. Las políticas actuales elevarán el nivel de deuda a 95% para 2020, señaló.

El FMI indicó que, desde el punto de vista macroeconómico, el principal desafío es desarrollar una estrategia fiscal creíble para asegurar que la deuda pública se estabilice de manera sustentable sin poner en riesgo la recuperación.

El fondo hizo un llamado al gobierno de Estados Unidos para que reduzca el déficit fiscal en torno a 8% del PIB hacia 2015, lo que es prácticamente tres puntos porcentuales más de lo planificado en el presupuesto.

El FMI elevó sus proyecciones de crecimiento de Estados Unidos a 3,3% para 2010 y a 2,9% para 2011, frente a las estimaciones de expansión de abril de 3,1% y 2,6%, respectivamente.

Pero la entidad advirtió que el potencial contagio de la crisis de deuda soberana en Europa inclina la balanza de riesgos hacia un menor crecimiento.

Si se estima que el dólar se encuentra "ahora moderadamente sobre valorado desde una perspectiva de mediano plazo", el FMI dijo que otros países deberán permitir una mayor flexibilidad en el tipo de cambio o una apreciación, posiblemente haciendo referencia a la altamente controlada moneda china.

El FMI mencionó también el importante avance en el camino para restaurar la estabilidad del sector financiero de Estados Unidos, aunque señaló que los bancos necesitarán más capital si los mercados de titularización no se recuperan.