Tegucigalpa. El desempeño que la economía hondureña reportó durante el primer trimestre de 2011 será evaluado por la misión técnica del Fondo Monetario Internacional a finales del presente mes.

Por el momento la fecha prevista para el arribo de la delegación es el 16 de mayo, según anunció María Elena Mondragón, presidenta del Banco Central de Honduras.

Esta será la segunda revisión del programa económico 2010-2012 que la administración de Porfirio Lobo Sosa firmó con el FMI y que está vigente desde el 1 de octubre del año pasado.

La primera evaluación del acuerdo, que comprendió octubre-diciembre de 2010, fue aprobado por el directorio del Fondo Monetario.

Esta fue la declaración después de diez días de revisión: "La misión confirmó que todos los criterios cuantitativos preacordados para diciembre de 2010 se cumplieron ampliamente y que asimismo hubo avances significativos en las reformas estructurales".

El programa, que vence el 31 de marzo de 2012, será sometido a seis revisiones trimestrales, con el objetivo de monitorear las metas indicativas y reformas estructuales negociadas durante el periodo de 18 meses de vigencia del convenio.

El arreglo con ese organismo financiero internacional comprende un apoyo económico por la suma de US$202 millones.

Compromisos. Según lo acordado con el FMI, la administración central se comprometió a no sobrepasar el techo de gasto corriente fijado en 10.827 millones de lempiras del 1 de enero al 31 de marzo de 2011, la masa salarial en 6.716 millones, ingresos tributarios por 9.298 millones, el saldo de las reservas internacionales netas en US$1.606 millones y un déficit fiscal neto del sector público combinado en 4.715 millones.

William Chong Wong, secretario de Finanzas, respondió que el comportamiento de las metas fiscales han estado de acuerdo con lo negociado en el programa económico, principalmente el desempeño del gasto corriente y los ingresos tributarios.

Entre las reformas estructurales que el gobierno se comprometió a cumplir destacan la transferencia a la secretaría de Finanzas de la planilla de la secretaría de Educación y la contratación de una auditoría forense de los atrasos de pago con el sector privado.