Lisboa. El Fondo Monetario Internacional (FMI) previó que el déficit público portugués para 2015 y 2016 será de 1,9% del producto interno bruto (PIB).

El FMI, a través del documento "Monitor sobre políticas presupuestarias" que se actualiza en los meses de abril y octubre, señaló que éste déficit se mantendrá un año después (2016), para reducirse a 1,8% en 2017.

Portugal tiene que cerrar 2012 con un déficit público de 5%, luego de que la "troika", conformada por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea, aceptó que el gobierno de Lisboa no cumpliera la anterior meta de 4,5%, la cual quedó definida para 2013.

En 2014 el déficit de Portugal tendrá que estar por debajo de 3%, el límite permitido por Bruselas.

De acuerdo con las conclusiones del FMI, publicadas por el diario local "Público", una vez superada la "dependencia inicial" el desafío del gobierno portugués será "aprobar un paquete de medidas que tengan por objetivo potenciar el crecimiento económico a largo plazo".

"El ajuste presupuestario debe resultar en finanzas públicas unidas a un crecimiento eficiente tras la fase de consolidación", algo que preocupa a la institución en algunos países, como es el caso de Portugal, en los que hay un gran ajuste económico basado fundamentalmente en recortes a la inversión y amplios aumentos de impuestos.

El FMI pide que exista "un grado adecuado de progresividad en la tributación y acceso a los beneficios sociales", para limitar "los efectos negativos de los paquetes de ajuste implementados en países como Portugal".