La economía mexicana tendrá un “sólido” crecimiento este año de tres por ciento, a pesar del ajuste presupuestal y el efecto de la baja en los precios del crudo en las cuentas fiscales, prevé el Fondo Monetario Internacional (FMI).

No obstante la solidez de la expansión, que es buena si se compara con los BRIC’s y otras economías emergentes, se revisó a la baja en medio punto porcentual la expansión de México para este año con respecto a la estimación de octubre y de 0.2 puntos porcentuales respecto a enero, apunta Gian Maria Milesi-Ferretti, subdirector del Departamento de Investigaciones Económicas del FMI.

Señala que “es un crecimiento un poco inferior al previsto, porque se ha reducido también la expectativa de crecimiento de Estados Unidos, que también se revisó ligeramente a la baja”.

En entrevista con Excélsior, indicó que para México se proyecta un “pronóstico sólido pero un poco inferior a lo previsto anteriormente, dado que la persistente debilidad de la demanda interna y una orientación fiscal más restrictiva contrarrestan los efectos positivos del crecimiento más vigoroso en EU”.

Para 2016, el FMI anticipa que la expansión aumentará a 3.3%, considerando que Estados Unidos se mantiene en 3.1% y, continúa la corrección al alza en las economías de Europa.

Desafíos. “Hay riesgos a la baja para la economía global porque en pleno proceso de corrección de la política monetaria laxa en EU, no se descartan periodos de volatilidad y, si los bruscos y fuertes movimientos de los tipos de cambio continúan, podrían exacerbar los riesgos financieros y poner nuevamente en el tapete el tema de una guerra de divisas”, apuntó a su vez Olivier Blanchard, economista en jefe del FMI, en el arranque de la Reunión de Primavera del FMI y el Banco Mundial que se efectuará este fin de semana en la capital estadunidense.

En el escenario adverso para la economía mexicana, tampoco se puede aún descartar una crisis en Grecia, lo que desestabilizaría los mercados financieros.

Este evento se considera lejano porque “perdería más el país mediterráneo ante una eventual salida de la zona euro”, establece Milesi-Ferreti.

Camino correcto. Apunta que pese a ese entorno, la confianza es amplia porque México “ha tomado decisiones correctas para impulsar el potencial de crecimiento de largo plazo como las reformas estructurales del año pasado, en especial la energética que impulsará al sector manufacturero y, resolver las presiones de corto plazo equilibrando la caída de los ingresos petroleros con un ajuste moderado al gasto público, para mantener sus metas fiscales”.

“La caída de los precios del crudo afecta, pero la economía tiene una estructura distinta a la del pasado. Hoy puede acomodarse, aunque probablemente tenga que continuar con otro ajuste del gasto público para 2016”, señala.

Un crecimiento de tres por ciento, es superior en casi 50% al ritmo que creció la economía mexicana el año pasado (se estima cierre de 2.1%), tres veces la expansión proyectada para América Latina (0.9% excluyendo Argentina e incorporando una contracción de -1.0% en Brasil), y está en línea con el crecimiento de Estados Unidos (3.2 por ciento)”, dijo.

Por su parte, Oya Celasum, economista del Departamento de Investigaciones, consideró que la confianza que tiene el organismo en el desempeño de la economía mexicana para éste y el próximo año, se explica más por factores externos.

Riesgos en emergentes. Por quinta ocasión consecutiva, la proyección anual del crecimiento económico para los países emergentes se redujo y, la global es de crecimiento, desigual con expansión modesta de 3.5% en 2015.

“La pérdida de ímpetu económico en algunas de las principales naciones emergentes se explica por varios factores, pero en especial porque han tenido que realizar ajustes financieros para asegurar la sostenibilidad del crecimiento (corrección inmobiliaria en China), otras enfrentan una fuerte desconfianza por escándalos de corrupción (Petrobras) y otras por el aumento de la tensión geopolítica y la caída de los precios de los energéticos (Rusia)”, afirmó Oliver Blanchard, Consejero Económico del FMI.

En términos globales, el Fondo Monetario proyectó que el crecimiento mundial alcanzará 3.5 y 3.8% en 2015 y 2016, respectivamente, porque se anticipa que el crecimiento continúe siendo desigual en regiones, grupos de países y países.

Según el documento actualizado, las economías BRIC’s están en un proceso de desaceleración (China 6.8 por ciento este año, desde 7.4 en 2014), Brasil se contrae a 0.1 por ciento , dado el proceso de ajuste fiscal por el que está atravesando y, Rusia en recesión económica al pasar de 0.6 por ciento en 2014 a -3.8% en 2015 y 1.1 por ciento en 2016, por el aumento en riesgos geopolíticos y la caída del crudo.

[[wysiwyg_imageupload:5609:]]