Buenos Aires. El Fondo Monetario Internacional aseguró este lunes que quiere llegar a un "rápido acuerdo" con Argentina para que pueda afrontar la crisis por la abrupta depreciación del peso a través del Acuerdo de Derecho de Giro, también conocido como "Stand-By (SBA)", que ha solicitado el país suramericano al organismo.

"El personal del FMI continúa el diálogo con las autoridades argentinas con el fin de lograr un programa respaldado por el Fondo. Nuestro objetivo común es llegar a un rápido acuerdo en estas negociaciones", apuntó en un comunicado el portavoz del FMI, Gerry Rice.

En esa nota, el FMI informó que su dirección ejecutiva se reunirá este viernes para abordar la solicitud de Argentina, que la semana pasada pidió un Acuerdo de Derecho de Giro al organismo multilateral.

Esta reunión "informal", según el FMI, forma parte del proceso usual que sigue el organismo para actualizar a la dirección ejecutiva sobre negociaciones de programas "de alto acceso".

El vencimiento, este martes, de bonos soberanos en pesos por casi US$30.000 millones mantiene en vilo a la Argentina, ante el temor de que los inversores decidan no renovarlos y opten por volcarse a comprar divisas, agravando la crisis cambiaria que atraviesa el país. 

A pesar de que el monto del programa de préstamo no ha sido revelado, los analistas lo han cifrado en torno a US$30.000 millones, que condiciona el cumplimiento de ciertos objetivos macroeconómicos para el desembolso de los fondos.

El tipo de acuerdo crediticio que Argentina ha solicitado es el más habitual que concede el FMI, pero supone una mayor intervención de la institución en las políticas económicas que la otra opción que estaba encima de la mesa, la Línea de Crédito Flexible (FCL), considerado el menos exigente.

Este lunes, continuaba la corrida cambiaria, registrando una caída del peso de 6,16% a 25,50 por dólar en la apertura de las operaciones, según las pizarras de los bancos, publicada por AFP.

Multimillonario vencimiento de bonos. El vencimiento, este martes, de bonos soberanos en pesos por casi US$30.000 millones mantiene en vilo a la Argentina, ante el temor de que los inversores decidan no renovarlos y opten por volcarse a comprar divisas, agravando la crisis cambiaria que atraviesa el país que ya devaluó casi un 15% a su moneda. 

El Gobierno del centroderechista Mauricio Macri afrontará mañana una prueba de fuego ya que en medio de negociaciones con el FMI no logró aún recuperar la confianza de los mercados. 

 

El vencimiento de Lebacs asciende a unos US$27.200 millones, cerca de dos tercios de la base monetaria de Argentina. 

El presidente de EE.UU., Donald Trump, se comunicó telefónicamente hoy con el mandatario argentino, Mauricio Macri, y le "ratificó su apoyo" a las conversaciones que el país suramericano mantiene con el Fondo Monetario Internacional para obtener un crédito y paliar la caída del peso.

"Macri le agradeció las expresiones de respaldo del subsecretario del Tesoro, David Malpass, y Trump le ratificó su apoyo a las conversaciones con el Fondo", señaló la Presidencia argentina en un comunicado, en el que se señala que fue Trump quien se "comunicó telefónicamente" con su homólogo.

En la conversación, que duró diez minutos, el jefe de Estado argentino "compartió con su par estadounidense el desafío de la Argentina de reducir el déficit fiscal, como también acerca del inicio de las conversaciones con el FMI", añade el texto.