El Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendó la inmediata implementación de la Ley de Capitalización del Banco Central del Paraguay (aprobada en abril del año pasado) para lograr una mayor efectividad en la política monetaria.

“La actuación del Banco Central a la hora de retirar la liquidez, se tiene que pagar y absorber las tasas de interés y sus incrementos, es ahí donde entramos en el debate de la Ley de Capitalización del BCP, que ya está aprobada aquí y debe ser implementada tan pronto como sea posible”, insistió David Vegara, asesor principal del departamento del Hemisferio Occidental del FMI.

Agregó que su implementación debería contribuir enormemente a la capacidad del banco para estipular una política monetaria que sea más efectiva de lo que es hasta este momento y el tener más capacidad de maniobra sin duda es importante y será importante en el futuro.

Recordemos que la Ley 3974/10, que define varias partidas de la política monetaria del Banco Central, conocida también como ley de capitalización, que se aprobó en abril de 2010, está en su fase de implementación, según confirmó recientemente el titular del BCP, Jorge Corvalán. Esta ley reconoce que el fisco tiene una deuda pendiente del pasado debido a inyecciones que se realizaron para saldar cuentas de entidades quebradas, bancos e intereses acumulados, y la pone en un solo ordenamiento legal, que es aproximadamente el 6,25% del PIB, unos US$1.000 millones.

Este contrato va a resolver cualquier posible contradicción entre la política monetaria y fiscal, para evitar inflaciones futuras que se puedan generar desde el BCP.

Señales de sobrecalentamiento. Por otra parte, el representante del Fondo insistió en algunas señales de sobrecalentamiento (exceso de demanda ante limitada oferta del mercado) y posibles excesos en Paraguay y en varios países de la región, como el alza de la inflación debido a factores relacionados con la demanda. Es un problema que se ve agravado por los recientes aumentos de precios de alimentos y energía, en ese sentido. El Fondo insiste en que se necesitarán nuevos aumentos de tasas de interés de la política monetaria. El promedio de la tasa de interés en nuestro país está en torno al 9%, frente al 2% que estaba hace un año.

Otra de las señales son los déficits en cuenta corriente que están en aumento en varios países (las importaciones crecen a un ritmo superior que las exportaciones). Por último, señaló que la aceleración del crédito es otra de las señales en algunas economías de la región.