La misión técnica del Fondo Monetario Internacional, que se encuentra en Honduras revisando el programa económico, ha recomendado al gobierno respetar el techo de la planilla de salarios acordada para 2011.

La administración de Porfirio Lobo Sosa se comprometió a cerrar el presente ejercicio fiscal con un gasto en sueldos y salarios por la suma de 32.235 millones de lempiras (US$1.672 millones), cantidad similar a la aprobada durante 2010.

No obstante, el secretario de Finanzas, William Chong Wong, reportó que lo ejecutado el año anterior fue inferior a lo presupuestado, ya que se cerró en 31.897 millones de lempiras (US$1.655 millones), o sea 338 millones (US$17,5 millones) menos de lo asignado.

La masa salarial de la administración central está definida como todos los sueldos y salarios, incluyendo pagos de cesantía, más la contribución patronal para la seguridad social y las pensiones, y otras remuneraciones tales como bonificaciones.

Techo salarial. En la página 12 de la Carta de Intenciones aprobada por el directorio del FMI el 1 de octubre del año pasado, el gobierno hondureño contempló el techo de la masa salarial para el período 2010-2011.

"Gran parte de la revisión de los criterios de desempeño de la administración central ha estado centrada en el comportamiento de la masa salarial en el corto plazo", de acuerdo con lo expresado por un funcionario que participa en las negociaciones con el FMI, las que terminan este viernes.

En ese sentido, continuó, la administración central deje ajustarse a las cifras acordadas en el programa económico, para lo cual se fijaron siete metas indicativas, que en su momento pueden funcionar como una alerta.

Además, la Secretaría de Finanzas debe presentar dentro de los 45 días siguientes al mes un informe sobre el comportamiento de la planilla salarial.

Revisan controles. Para alcanzar las metas indicativas acordadas en el programa económico 2010-2012, la gestión de Porfirio Lobo Sosa adquirió una serie de compromisos para mejorar la administración de la nómina de empleados.

Para este mes, los módulos de administración de las nóminas de las secretarías de Educación y Salud deben estar incorporadas al Sistema Integrado de Administración Financiera (Siafi), lo que permitirá un mayor control.

"Todos esos detalles han sido parte de la discusión con la misión técnica del Fondo Monetario que se encuentra en el país", dijo el informante.

Agregó que desde el año pasado se viene trabajando en la eliminación de todos los puestos duplicados e irregulares identificados por el Tribunal Superior de Cuentas en la auditoría que practicó en la Secretaría de Educación. Para ese fin, la Secretaría de Finanzas creó una unidad centralizada que se encarga del monitoreo de la nómina de los maestros.

La Secretaría de Educación tiene asignada la cantidad de 21.748.9 millones de lempiras para este ejercicio, de los que alrededor de 90% (19,600 millones) son destinados al pago de sueldos y salarios.

Todas las acciones negociadas entre el gobierno y el Fondo Monetario buscan reducir la masa salarial sobre el PIB, la que en el período 2010-2011 se prevé que bajará de 11,1% a 10,3%.

Honduras es el país de Latinoamérica que más recursos destina para atender el pago de sueldos y salarios. Del presupuesto aprobado a la administración central, que es de 75,765.3 millones de lempiras, el 42,6% (32.235 millones) es para la nómina salarial. Además, por cada lempira que se recolecta en concepto de impuestos, 64 centavos son destinados a la masa salarial.