El Fondo Monetario Internacional volvió a reducir sus estimaciones para la expansión económica de Latinoamérica en 2015 y el próximo año, a 0,5% y 1,7%, respectivamente.

Esas tasas de crecimiento esperadas para este año y 2016 significaron disminuciones de 0,4 puntos porcentuales y 0,3 puntos porcentuales, respectivamente, frente a los cálculos ya rebajados justo en esas mismas magnitudes que el FMI había ofrecido en un informe publicado en abril.

En un resumen de la actualización regular de su panorama económico global, el FMI explicó el recorte de las expectativas para América latina en base a los precios más bajos de las materias primas y el ajuste de las condiciones financieras externas.

Para Brasil, el Fondo reveló una previsión de una recesión aún más profunda, anticipando una contracción de 1,5%en 2015, a la que le seguiría una expansión de 0,7% el próximo año. En abril el FMI había trazado una caída de 1% en 2015 y un repunte de 1% en 2016.

En el caso de México, el fondo ahora ve un crecimiento de 2,4% este año y una avance de 3% el próximo. En sus estimaciones anteriores, el FMI había proyectado una expansión de 3% en 2015, con una aceleración a 3,3% en 2016.