El Fondo Monetario Internacional (FMI) bajó su previsión de crecimiento económico para Uruguay para este año y el próximo por un enfriamiento del consumo, la desaceleración de los vecinos Brasil y Argentina y la caída de los precios de las materias primas.

El FMI recortó su pronóstico de expansión para este año a un 1,6% desde un 2,5% y para 2016 a un 1,4% desde el 2,2% que anticipaba en octubre.

En abril, el FMI había proyectado un crecimiento de un 2,8% para este año y de un 2,9% para el próximo.

"Durante el 2015 hemos visto que la actividad económica en Uruguay se ha ralentizado significativamente a raíz de la recesión regional", dijo el jueves en conferencia el jefe de misión para Uruguay, Jan Kees Martijn.

La actividad económica del país sudamericano se contrajo un 0,1% interanual en el segundo trimestre del año y descendió un 1,8%respecto del trimestre anterior.

Las autoridades proyectan una expansión de un 2,5% para 2015 desde un 3,5 por ciento en 2014, mientras que el mercado espera un crecimiento menor, de un 1,8% este año y un 1,5% en 2016.

Para el FMI la inflación por encima del rango meta oficial, de entre un 3% y un 7%, es otra de las preocupaciones para el país en un escenario de depreciación de su moneda, que acumula una caída cercana al 20% en lo que va del año.

Los precios minoristas subieron un 0,43 por ciento en noviembre y la tasa anual llegó un 9,46%.

Para el organismo es aconsejable eliminar los mecanismos de indexación y mantener una política monetaria contractiva.

"Además, una estrategia global no debería necesitar acuerdos de precios para reducir las presiones inflacionarias temporalmente", indicó el FMI en su comunicado, en referencia al congelamiento de precios de unos 2.000 artículos pactado entre el Gobierno y privados hasta fin de enero.