Atenas. El programa de Grecia para bajar su déficit fracasará a no ser que el gobierno acelere las reformas fiscales y estructurales, dijo este miércoles el jefe de la delegación del Fondo Monetario Internacional que visita el endeudado país.

Grecia está teniendo problemas para cumplir los objetivos establecidos en el rescate de 110.000 millones de euros que le concedieron la UE y el FMI el año pasado y que la salvó de la bancarrota, debido a la profunda recesión, los menguados ingresos y las diferencias internas en el partido en el poder.

"El programa no seguirá por buen camino sin una vigorización decidida de reformas estructurales en los próximos meses", dijo Poul Thomsen en una conferencia económica en Atenas.

"Si no vemos esta vigorización, creo que el programa descarrilará", agregó, advirtiendo que el déficit presupuestario no bajará del 10% del Producto Interior Bruto (PIB) a no ser que se acometan esas reformas.

El déficit griego alcanzó el 10,5% del PIB en el 2010 - más de dos puntos porcentuales por encima del objetivo inicial- y tiene que bajar al 7,6% para cumplir las metas del rescate.

Los ministros de Finanzas de la Unión Europea rompieron un tabú el martes cuando admitieron por primera vez que Grecia podría tener que reestructurar sus deudas.

En sus primeras declaraciones públicas desde que la delegación del FMI y la UE llegó a Grecia la semana pasada en una visita de inspección, Thomsen dijo que no está claro si Atenas podrá volver a los mercados de capital a financiarse el próximo año, como estaba previsto.

Como nota positiva, indicó que la economía se está volviendo más competitiva.

El integrante del consejo del Banco Central Europeo Jürgen Stark dijo en la misma conferencia que una reestructuración de la deuda no solucionaría los problemas de Grecia.

"Una reestructuración de la deuda eliminará todo o parte del capital de los bancos griegos, así que es una receta para la catástrofe", declaró.

"Si el programa (de ajuste económico) se aplica individualmente, entonces se asegurará la sustentabilidad de la deuda y Grecia será solvente", agregó.

Los inspectores de la UE y del FMI siguen esperando a que Grecia complete los elementos que faltan en sus propuestas

de planes de presupuesto y privatización, que son claves para liberar el próximo tramo del paquete de ayuda, y seguirán las negociaciones esta semana, según fuentes.