Jackson Hole, EE.UU. Hay algunas dudas sobre si las reservas existentes de divisas pueden satisfacer la demanda de las naciones, dijo este domingo el primer subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional, John Lipsky.

"Con preocupaciones crecientes sobre los balances soberanos, sin embargo, podrían haber límites respecto del punto en que las reservas existentes cubrirán con las necesidades" de los países que las acumulan, dijo en una conferencia de la Reserva Federal.

Lipsky dijo que el rol del dólar estadounidense en satisfacer la demanda de reservas no estaba en duda, pero podría haber espacio para brindar gradualmente otras alternativas.

"No hay duda respecto del rol dominante del dólar en los próximos años", dijo.

"Pero un proceso evolutivo hacia un aumento en el uso de DEG (Derechos Especiales de giro del FMI) podría ser viable y valer la pena. Asignaciones más frecuentes de DEG podrían expandir el grupo de tales activos disponibles para financiamiento externo", agregó.

El DEG es un activo de reservas internacional que se usa como unidad de pago en los préstamos del FMI y está compuesto por una canasta de monedas referenciales.

Algunos economistas ven la masiva acumulación de reservas de divisas de exportadores como China como una de las causas de la reciente crisis financiera global.

Las reservas fueron con frecuencia reinvertidas en activos en dólar estadounidense, que ayudaron a mantener bajas las tasas de interés de Estados Unidos y, junto con débil supervisión crediticia, impulsaron la burbuja de viviendas de Estados Unidos.

El FMI ha llamado a sus naciones miembros a aumentar la cantidad de capital que pueden desplegar en épocas de crisis. El Fondo quiere disuadir a países como China de construir grandes arcas de guerra de divisas y convencerlos de que el FMI podría acudir en su ayuda en épocas de necesidad.