Las empresas más grandes del sector público hondureño -Hondutel y la ENEE- están, por enésima vez, bajo la lupa de la misión técnica del Fondo Monetario Internacional. "Hay preocupación porque no se ha cumplido con algunos criterios de desempeño establecidos en el programa económico", dijo una fuente oficial que participa en las negociaciones con los personeros del FMI.

La situación financiera de las empresas públicas es objeto de un constante monitoreo -continuó- por la amenaza que representan para las finanzas públicas. Agregó que no se puede repetir lo ocurrido en el período 2008-2009, cuando la administración de Manuel Zelaya Rosales transfirió 4.200 millones de lempiras a la ENEE para que cancelara la deuda a los generadores privados, lo que tuvo un fuerte impacto en el endeudamiento interno.

La revisión

Uno de los compromisos del gobierno hondureño era que la Empresa Nacional de Energía Eléctrica no reportará atrasos de pago con los generadores privados y resulta que los térmicos están reclamando una deuda de 60 millones de dólares, alrededor de 1.130 millones de lempiras.

El informante dijo que hasta diciembre de 2010 no se registraban atrasos con los propietarios de las térmicas privadas, pero resulta que ahora hay un reclamo por el suministro de energía eléctrica durante los últimos 60 días.

De acuerdo con el Memorando Técnico de Entendimiento firmado con el FMI, los atrasos de la ENEE se definen como pagos vencidos de capital e intereses a empresas públicas y privadas.

"Durante el período que abarca el programa -octubre de 2010 a marzo de 2012- no se acumularán nuevos atrasos con el sector privado, excluyendo atrasos técnicos que se derivan del proceso de pago". Los atrasos técnicos se definen como el máximo plazo permitido para pagar una factura de proveedores o contratistas del Estado sin incurrir en mora, de acuerdo con la Ley de Contratación del Estado (Decreto 74-2001).

Este plazo es de 45 días calendario a partir de la presentación correcta de los documentos de cobro correspondientes. Además, la administración de Porfirio Lobo Sosa se comprometió a ajustar las tarifas eléctricas en línea con el costo del combustible, lo que no cumplió porque los aumentos tarifarios de febrero y marzo de 2011 fueron suspendidos.

En cuanto a Hondutel, el informante dijo que los resultados financieros están en consonancia con lo negociado con el FMI. "El rebalanceo de tarifas se puso en vigencia de manera gradual a finales del año pasado y eso se ha visto reflejado en los ingresos por facturación", subrayó la fuente. Agregó que se tienen que poner en marcha otras acciones para fortalecer las finanzas de Hondutel.