Buenos Aires. El jefe de Gabinete del Ministerio de Hacienda en Argentina, Guido Sandleris, anunció este sábado que el Fondo Monetario Internacional (FMI) revisará trimestralmente la economía del país para constatar el cumplimiento de las metas del programa de financiamiento.

"El FMI va a hacer revisiones trimestrales y se va a ir viendo cómo evoluciona el plan que nosotros presentamos", dijo Sandleris en declaraciones a la emisora local Radio Mitre sobre los objetivos establecidos en el programa de financiamiento por US$50.000 millones.

El funcionario explicó que la proyección de menor crecimiento para Argentina, una meta que en un inicio el gobierno fijó en 3%, no se debe al acuerdo con el FMI, sino a razones internas y externas.

"En primer lugar es por la sequía que sufrió el campo. En segundo lugar la volatilidad internacional, y el tercer factor es que subió el precio del petróleo. Estas tres cosas son las que nos hacen creer que el crecimiento será menor a lo proyectado a principio de año", agregó.

Sandleris señaló que el acuerdo convenido con el FMI el pasado jueves proyecta un mayor crecimiento de la economía argentina para los años venideros, dado el propósito de la convergencia fiscal y de reducción de la inflación.

En cuanto a la ligera alza del dólar registrada este viernes tras el anuncio del acuerdo, cuando la moneda estadounidense alcanzó en promedio los 26 pesos por unidad, apuntó que "no es preocupante", y que, por el contrario, "es un tipo de cambio que vuelve a flotar".

El crédito por US$50.000 millones que otorgará el FMI a Argentina tendrá un plazo de 36 meses, será desembolsado por tramos y estará disponible a partir del 20 de junio, cuando el directorio del organismo rubrique formalmente el acuerdo.

La primera cuota que recibirá Argentina será del 30% del monto, equivalente a unos US$15.000 millones.

Uno de los componentes del acuerdo con el FMI es la reducción del déficit fiscal primario, con la intención de llevarlo a 1,3% del Producto Interno Bruto para el próximo año y un equilibrio total de las cuentas para el 2020.

Además, contempla garantizar una mayor autonomía del Banco Central de la República Argentina, por lo que la autoridad monetaria ya no financiará más al Ejecutivo en el contexto del déficit.