La crisis de deuda europea aún está lejos de terminar pero los esfuerzos de la eurozona se mueven "en la dirección correcta", consideró este martes el vicedirector del Fondo Monetario Internacional (FMI), Zhu Min.

Fue al inicio del encuentro de verano del organismo en la localidad china de Tianjin.

"La crisis todavía no terminó, aun estamos en medio de ella", dijo Zhu en declaraciones que difundió la agencia de noticias DPA, y agregó que "todavía tenemos un largo camino por delante".

El FMI teme que un empeoramiento dramático de la situación en Europa, pueda tener "enormes consecuencias" para la economía mundial.

Así, el rendimiento económico podría caer entre 1% y 2,5% en los Estados Unidos, entre 1% y 1,5% en China y casi 2% en Japón, advirtió Zhu.

El economista chino y vicedirector del FMI elogió las recientes decisiones adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE) para fortalecer la estabilidad de la zona euro, y mostró su confianza en la moneda única.

"El euro es seguro", dijo Zhu, que animó además ala Unión Europeaa avanzar en la integración de su política financiera y presupuestaria.

Por otro lado, Zhu advirtió que el mundo se enfrenta a otros tres grandes riesgos, además de la crisis de deuda europea: el elevado endeudamiento estadounidense, un posible "duro aterrizaje" de los países emergentes -cuyo crecimiento se ha desacelerado- y un drástico aumento del precio de los alimentos.